Para la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) urge revisar la legislación federal y de los estados sobre las categorías, tipos y modalidades de violencia contra las mujeres para no omitir en la regulación acciones que puedan constituir agresiones.

Asimismo, para lograr su máxima efectividad, se considera indispensable que el contenido de estas leyes se difunda a través de los medios que la Federación y las diversas entidades federativas consideren adecuados, para que sea visible el ejercicio de la violencia en contra de la mujer que, lamentablemente, sigue siendo algo común dentro de nuestra sociedad , refiere el documento Análisis, seguimiento y monitoreo de la política nacional en materia de igualdad entre hombres y mujeres .

El organismo autónomo detalla que es fundamental que las legislaciones en materia de acceso a una vida libre de violencia regulen de manera adecuada los tipos y las modalidades que permiten entender las manifestaciones de la violencia, a fin de que se puedan identificar de manera idónea las conductas que sanciona.

Además, que las leyes incorporen definiciones para aportar claridad al análisis del problema de la violencia contra las mujeres y a su relación con la discriminación y la desigualdad por razón de género.

El diagnóstico de violencia contra las mujeres a partir de las leyes federales y de los estados analiza los diversos tipos: sexual, contra los derechos reproductivos, obstétrica, en el noviazgo o de pareja, familiar, comunitaria, política, mediática y moral.

Con respecto a la violencia feminicida, que representa la manifestación más extrema que se puede presentar como violencia de género en contra de las mujeres, precisa que la misma no puede ser comprendida como un hecho aislado, sino como resultado de una serie de actos en los que la mujer ha vivido sistemáticamente violencia y que culmina con la pérdida de la vida, ya sea a través del homicidio o por inducción al suicidio.

A lo largo del reporte, la CNDH destaca el incumplimiento del Estado en su deber de garantizar a las mujeres el acceso a una vida libre de violencia.

No es posible ignorar que cuando se priva de la vida a una mujer por razón de su género este acontecimiento tiene origen en una sucesión de circunstancias que el Estado no pudo atender a tiempo para evitar su comisión. Las omisiones pueden impactar en la investigación y sanción de los delitos cometidos, por lo que se propicia un contexto de impunidad , establece.

A la fecha y derivado del contexto de violencia que vive el país, amplía el estudio, en la mayoría de las entidades federativas del país se está a la espera de que se emita la declaratoria de alerta de violencia de género contra las mujeres. Sólo en Morelos, Estado de México, Michoacán, Jalisco, Chiapas, Nuevo León y Veracruz ya se declaró la alerta.

Finalmente, recomienda incluir la violencia feminicida en todas las regulaciones, así como la responsabilidad del Estado en su comisión al no cumplir con sus deberes de prevenir, erradicar, investigar y sancionar las agresiones en contra de las mujeres.

rramos@eleconomista.com.mx