A un año del asesinato del periodista Carlos Domínguez Rodríguez, ocurrido en Nuevo Laredo, Tamaulipas, organizaciones defensoras de la sociedad civil y familiares exigieron a la Procuraduría General de esa entidad ser transparente en el manejo de los resultados de la investigación.

En conferencia, los representantes en México de Reporteros sin Fronteras (RSF) y del Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, por su sigla en inglés), Balbina Flores y Jan Albert-Hootsen, respectivamente, expresaron que si bien hay personas detenidas aún falta información relacionada con el estatus de las diligencias.

Indicaron que aunque el asesinato de Domínguez Rodríguez, de acuerdo con la procuraduría tamaulipeca, se debió a su trabajo, porque en sus columnas “estaba incomodando a alguien”, la dependencia debe aportar información sobre la autoría intelectual y los motivos del homicidio.

El periodista fue atacado en el centro de Nuevo Laredo, cuando en compañía de su familia transitaba en su vehículo, siendo interceptado por individuos que se desplazaban en dos autos, quienes lo asesinaron a puñaladas.

Balbina Flores dio a conocer que a pesar de existir el compromiso de la procuraduría para informar al hijo del periodista asesinado sobre la investigación, a la fecha no le han proporcionado el expediente, lo que consideró es un obstáculo al derecho de las víctimas.

Los representantes del RSF y del CPJ puntualizaron que la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión debe seguir coadyuvando a la procuraduría estatal.