Eugenio Hernández Flores, exgobernador de Tamaulipas, negó en breve comunicado relación alguna con la delincuencia organizada y tener relaciones empresariales o negocios con personas que son investigadas o arraigadas como parte de una indagatoria, admitió los cateos de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), pero que no se difame ni supongan historias que lo condenen ante su familia, su partido y la opinión pública antes de ser juzgado .

Al respecto, fuentes de la Procuraduría General de la República informaron que hasta el momento en el caso Tamaulipas se han celebrado 30 cateos por parte de agentes del Ministerio Público en diversos domicilios, ranchos, departamentos, oficinas e instalaciones en los estados de Quintana Roo, Tamaulipas y Distrito Federal.

Ejercicios ministeriales que continuarán su desarrollo en estos días, para seguir con los avances de la averiguación previa PGR/SIEDO/UEIDCS/012/2009, en la que hasta la fecha se tienen sujetos bajo arraigo a Napoleón Rodríguez de la Garza, Sonia Nereida de Pau García y Edmundo Rodríguez Berlanga La Conga y nadie más .

Sobre la supuesta detención de Esteban González Guajardo, quien fuera Secretario de Administración durante el sexenio de Tomás Yarrington y Sayed Mohamed Farough Fatemi Corcuera, comentó la fuente que no han sido capturados, por lo tanto, no han sido presentados ante el Agente del Ministerio Público de la Federación adscrito a la SIEDO .

La Subprocuraduría ha logrado obtener algunos documentos que permitieron avances en Cancún, Quintana Roo, y en una oficina de Mariano Escobedo 368, colonia Verónica Anzures, en el Distrito Federal, donde se localiza físicamente la empresa Osaka Consulting.

En Tamaulipas, los fiscales especializados en delincuencia organizada de SIEDO, con apoyo de la Secretaría de la Defensa Nacional catearon el rancho El Chorro, en el kilómetro 13 de la carretera Victoria-Monterrey y la constructora Golfo-Laguna en la calle Olivia Ramírez y Bulevar Fidel Velázquez en Ciudad Victoria, supuestamente del exgobernador priísta, Eugenio Hernández.

rtorres@eleconomista.com.mx