Mikel Arriola fue abucheado por los estudiantes de la Ibero. Los demás candidatos pasaron prácticamente de noche. La anécdota de Arriola es quizá lo más relevante de la participación que tuvieron este miércoles los candidatos a la Gubernatura de la Ciudad de México en la Universidad Iberoamericana, donde presentaron a los estudiantes un discurso idéntico al que han expresado en otros foros.

Los encuentros de políticos en periodo electoral en la Universidad Iberoamericana de la Ciudad de México producen mucha expectativa por la experiencia del entonces candidato presidencial Enrique Peña Nieto en 2012, cuando los estudiantes lo abuchearon y tuvo que esconderse en un baño de la casa de estudios. En este periodo electoral 2018, la Ibero ha convocado a distintos aspirantes a cargos públicos: el martes estuvo el candidato presidencial Ricardo Anaya y para este jueves se espera la asistencia de Jaime Rodríguez Calderón.

Los encuentros se producen a menos de cuatro semanas de las elecciones del 1 de julio de 2018, cuando los ciudadanos de la capital de México elegirán un nuevo gobernador, alcaldes y diputados.

Los candidatos hablaron de movilidad, educación y de contaminación y medio ambiente y en medio surgieron otros temas, como derechos de las personas homosexuales y transgénero, de la legalización de la marihuana y aborto. Y fue justo ahí lo que expuso a Arriola a la furia de los estudiantes de la Ibero.

Los estudiantes cuestionaron la posición política de derecha del candidato del PRI, quien apenas pudo defenderse y asegurar que él no busca quitar ningún derecho ganado en la Constitución. En el auditorio se escucharon abucheos y afuera un grupo de estudiantes esperó a Arriola para increparlo directamente y gritarle “¡La Ibero no te quiere!” y “¡Fuera! ¡Fuera!”. Hubo quienes le exigieron que se quitara una chamarra con logotipos de la Ibero que portaba el candidato.

Las propuestas

La primera en participar fue Claudia Sheinbaum, candidata por la coalición Juntos Haremos Historia, quien enfatizó que los derechos de la comunidad homosexual y transgénero están garantizados en la Constitución de la Ciudad de México y se respetarán.

Con respecto al tema de la educación, defendió su propuesta de quitar el examen de admisión a la educación superior, ya que asegura que parte de la delincuencia se da es debido a la frustración de los jóvenes al no poder estudiar. “Nos tenemos que centrar con el derecho a la educación”, dijo.

Purificación Carpinteyro del partido Nueva Alianza fue la segunda en participar. Dijo que el problema de la ciudad no se limita a la ciudad, ya que algunos de los servicios que ofrece también benefician a los ciudadanos del Estado de México. Propuso que quien gane la gubernatura tenga una comunicación constante con los gobernantes de las entidades aledañas para solucionar problemas.

El candidato del Partido Humanista, Marco Rascón, propuso para solucionar la falta de agua en algunas delegaciones que las personas que consuman más de los 100 litros por persona que sugiere la Organización Mundial de Salud paguen esa agua extra y así generar equidad. Se trata, dijo, de que les llegue la misma cantidad de agua a las zonas del poniente de la ciudad como a los que viven en el oriente, como Iztapalapa.

Lorena Osornio, única candidata independiente, propuso mejorar los trenes del transporte colectivo metro, así como crear líneas exprés que consistirían en trenes que viajarían directamente de terminal a terminal, para agilizar y reducir tiempos.  

La candidata por el Partido Verde Ecologista de México, Mariana Boy, dijo que de ganar los comicios trabajaría para proteger los suelos de conservación que se encuentran en áreas capitalinas, así como detener los asentamientos irregulares en estas zonas. Adelantó que dentro de su plan de trabajo han considerado incluir el cerrar la circulación de automóviles de algunos lugares como zonas céntricas, centro de Coyoacán, entre otras.  

La última en participar fue Alejandra Barrales, candidata de la coalición Por México al Frente. Barrales, en respuesta a una estudiante sobre qué haría para resolver el problema de los feminicidios que aquejan a la capital, dijo que de ganar las elecciones crearía una “patrulla rosa”, la cual se encargaría de patrullar las zonas donde se ha detectado mayor violencia intrafamiliar y reafirmó que una de las prioridades de su gobierno será combatir los feminicidios.

alheli.montalvo@eleconomista.mx