El presidente de la Comisión de Defensa en la Cámara de Diputados, Virgilio Daniel Méndez (PRI), afirmó que no es culpa del Ejército que en 10 años de su actuación no se haya reducido la violencia, de lo cual culpó a los gobiernos de los estados por no tener corporaciones policiacas sólidas.

Entrevistado, el general diputado y exsubsecretario de la Defensa Nacional afirmó que los elementos del Ejército exigen la aprobación de la ley de seguridad interior para, entre otras cosas, poder detener a narcotraficantes y ponerlos a disposición de la autoridad.

El hecho de que las Fuerzas Armadas (...) no tenemos la herramienta jurídica suficiente para actuar: por ejemplo, los militares no podemos detener a un narcotraficante y ponerlo a disposición del Ministerio Público, porque no somos autoridad competente, ¿qué hace el Ministerio Público? Simplemente lo suelta y listo. Eso es lo importante de la ley, que tengamos el respaldo jurídico para actuar para trabajar en apoyo de las instituciones de seguridad .

¿No ve una militarización como dicen las organizaciones sociales?

No, eso no tiene nada que ver. Si es así, entonces lo tendríamos desde hace 10 años. Es sólo fungir en auxilio de las fuerzas públicas, pero ya con un marco legal con el cual no nos vayan a meter a la cárcel.

¿Dicen las organizaciones que en 10 años, el Ejército no ha podido reducir la violencia?

Yo no estoy de acuerdo con eso. Lo que en 10 años no se ha hecho es que los gobiernos de los estados no han probado sus policías.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Diputados, Javier Bolaños (PAN), y los coordinadores del PRI y PRD coincidieron en que la Cámara tomará su tiempo para dictaminar la ley de seguridad interior.

A veces, las prisas provocan tropiezos , dijo Bolaños, al destacar que están abiertos a convocar al presidente de la CNDH, Luis Raúl González Pérez, quien pidió aplazar la aprobación de la ley de seguridad interior, por considerar que ninguna ley puede limitar los derechos humanos o facilitar las torturas, desapariciones y detenciones arbitrarias.