El terrorismo islámico sí es una amenaza presente en México, aunque en estado latente , refiere Manuel Espino Barrientos, a través de un amplio estudio sobre la amenaza mundial del yihadismo.

En su calidad de secretario de las comisiones de Defensa Nacional y Seguridad Pública de la Cámara de Diputados, el duranguense elaboró el documento Yihadismo, una amenaza mundial que puede estar operando en México. Diagnóstico que justifica una política de Estado más atenta y especializada en el fenómeno yihadista mundial y su posible acción, actual o próxima, en México .

El documento, de 42 páginas, establece que hay presencia del terrorismo islámico en territorio nacional con evidencias que el gobierno desestima por ignorancia o negligencia ; fue actualizado el 21 de octubre del 2015, antes de los actos terroristas del 13 de noviembre en París, Francia.

Espino explica que ya entregó copia de su estudio a los secretarios de Gobernación, Defensa Nacional y de Marina.

El diputado federal de Movimiento Ciudadano (MC) considera que la historia de la guerrilla en México y la esporádica actuación de sus organizaciones, el actual desempeño de los cárteles del narcotráfico y su creciente capacidad de controlar las comunidades y cooptar servidores públicos son suficientes elementos de la realidad nacional como para que México atraiga la acción de organizaciones como el Estado Islámico.

Estados Unidos identifica 51 grupos terroristas en el mundo, de los cuales la DEA ubica a 20 como organizaciones asociadas con el narcotráfico colombiano y mexicano. De ellas, la agencia antidrogas destaca dos: Hezbolá, en Líbano, y Al-Qaeda, en el Magreb Islámico; ambas son patrocinadas por el Cártel de Sinaloa, asociado con grupos paramilitares y narcotraficantes colombianos.

Por lo anterior, existe razón suficiente para que el gobierno no descarte la posibilidad de que existan ya vínculos o alianzas del yihadismo con grupos del narcotráfico en esos ámbitos , finaliza.