La Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) informó que hasta el pasado sábado 23,000 personas que solicitaron condición de refugiado en Estados Unidos y que fueron enviadas a puntos fronterizos en México esperan la resolución de su procedimiento migratorio.

Durante su reunión con la directora del Centro de Monitoreo de Desplazamiento Interno, Alexandra Bilak, el titular de la Comar, Andrés Ramírez, calculó que para final de este año México habrá recibido alrededor de 80,000 solicitudes de refugio de centroamericanos que buscan llegar a Estados Unidos.

Tan sólo en el primer semestre del 2019 se contabilizaron 31,355 solicitudes.

En ese sentido, declaró que es posible que la cantidad de solicitudes pueda variar tras las declaraciones del gobierno estadounidense de cancelar la recepción de solicitudes de refugio.

De acuerdo con la organización Mexicanos contra la Corrupción, la Comar cuenta en su nómina con 48 empleados y la agencia de las Naciones Unidas para Refugiados (Acnur) paga otros 102 trabajadores; además, la comisión cuenta con oficinas en cuatro ciudades del país: Ciudad de México, Acayucan, en Veracruz; Tapachula, en Chiapas, y Tenosique, en Tabasco; mientras que la Acnur le otorgó recursos para instalar sus oficinas en Tijuana, Baja California; Monterrey, Nuevo León, y Palenque, Chiapas.

Este martes, en reunión con legisladores, el embajador de México ante la Organización de las Naciones Unidas(ONU), Juan Ramón de la Fuente, aseguró que México no es un tercer país de facto de Estados Unidos y señaló que el tema migratorio la ONU debe asumirlo como un problema para el desarrollo fundamental para el mantenimiento de la paz y de la seguridad.