Los esfuerzos para erradicar la violencia de género se han multiplicado, pero aún son más los objetivos por alcanzar que los logros obtenidos. Cada vez hay más iniciativas y propuestas para garantizar los derechos de las mujeres, y no sólo ellas, sino también víctimas indirectas, como los hijos. En el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, la ministra Yasmín Esquivel hizo una reflexión sobre esta fecha.

¿Qué significa este Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer en el contexto actual?

La violencia contra las mujeres es un obstáculo para construir sociedades inclusivas y sostenibles; es imposible que una sociedad se desarrolle si la mitad de la población vive con miedo a ser agredida. Particularmente la violencia contra la mujer tiene implicaciones que van más allá de las mujeres mismas, porque también implica violencia contra los menores, pues son las mujeres, en la mayoría de los casos, su barrera de protección y seguridad. Es por eso que debemos erradicar la violencia contra cualquier persona, pero en particular contra las mujeres.

Este día tiene su antecedente en el 25 de noviembre de 1960, cuando las hermanas Mirabal fueron brutalmente asesinadas por ser mujeres y activistas por defender sus derechos. En 1993 la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Resolución 48/104 para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer y en el año 1999 la Asamblea General proclamó el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

En México no hay una cultura de la denuncia, ¿cuál es el reto para que las mujeres acudan a denunciar?

Es indispensable impulsar una cultura de la denuncia. Para ello, nuestro principal reto es la sensibilización de las mujeres a través de programas y campañas en los medios de comunicación; dar todos los elementos para que de entrada confíen en las instituciones y cuenten con la información de dónde, cómo y a través de quién pueden hacerlo. Evidentemente, a través de todos los medios posibles, ya sea de manera presencial o a distancia pero siempre con la seguridad que van a tener todo el acompañamiento posible de nuestra parte durante todo el proceso.

Se han dado pasos agigantados, pero los números aún son crudos. De acuerdo al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, al 30 de septiembre de este año se han reportado 736 feminicidios, más de 3,000 denuncias por violencia de género y, con respecto de las llamadas de emergencia al 911 por violencia, van más de 14,000; más de 7,000 por hostigamiento sexual y más de 500,000 por violencia dentro del seno familiar. Esto es inaceptable y es trabajo de todos erradicarlo.

¿Cuáles son las acciones del Poder Judicial y la SCJN ante esta situación?

Desde el 2010 en el Poder Judicial y en la Suprema Corte se adoptó el pacto para introducir la perspectiva de género. En junio del 2011 se publicó una reforma constitucional de gran calado en materia de Derechos Humanos donde se sumaron las garantías reconocidas en los tratados y convenios internacionales. La trascendencia de esto es que contamos con un nuevo protocolo para juzgar con Perspectiva de Género y va más allá.