Luego de la entrevista hecha a Joaquín Guzmán Loera, el Chapo, por el actor estadounidense Sean Penn y gestionada por la actriz mexicana Kate del Castillo, publicada por la revista Rolling Stone, las opiniones de juristas sobre si pudieron haber cometido un delito se contraponen.

Para el doctor en Derecho por la UNAM, Raúl Carrancá y Rivas, la conducta de los histriones encuadra en el artículo 400 del Código Penal Federal en su fracción segunda, pues desde su punto de vista, cooperaron con el narcotraficante. Lo de cooperación es evidente, porque es ayudar, prestar cualquier tipo de apoyo a un tercero de manera conjunta, entonces aquí tanto el norteamericano como la actriz mexicana de manera conjunta, trabajaron, hicieron la entrevista con este señor, entonces creo que sí encaja perfectamente bien desde mi punto de vista , afirmó.

En entrevista telefónica con ?El Economista, el jurista consideró que el Ministerio Público tiene elementos suficientes para iniciar una averiguación previa, tendiente a demostrar el presunto encubrimiento.

En opinión contraria, Miguel Sarre Iguíniz, profesor del Departamento Académico de Derecho en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), expresó que por los hechos, la entrevista en sí misma no tiene un componente delictivo de ningún tipo, no veo cómo pueda vincularse a quienes hayan realizado estas entrevistas con un delito .

El hecho de tener contacto con una persona de la que se tiene conocimiento porque es del dominio público que hay una orden de reaprehensión porque se ha fugado de una cárcel, pues no convierte a los periodistas en responsables de ejecutar o cumplir con esa orden , puntualizó.

El académico cuestionó en qué medida la intervención de quienes hicieron la entrevista significó un auxilio que hiciera factible, y que favoreciera la huida del delincuente.

En tanto, Ricardo González, coordinador de Protección a Nivel Internacional de Artículo 19, consideró que la entrevista al Chapo es un asunto de interés público y aunque la misma fue realizada por el actor, éste tiene derecho de investigar información y está protegido por el derecho internacional en materia de derechos humanos al ejercer su libertad de expresión, para buscarla, recibirla y difundirla.