La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) detalló que de los 75,952 migrantes que ha puesto a disposición del Instituto Nacional de Migración (INM) en el último año, alrededor de 11,592 (15.2%) son menores provenientes de Honduras, El Salvador, Guatemala y Nicaragua.

En el documento del Tercer Informe de Gobierno, la Sedena reportó que mantiene un despliegue de 6,244 efectivos en la frontera sur de nuestro país con 14 aeronaves y 21 equipos no intrusivos integrados con equipo de rayos Gamma y rayos X; que cubren puntos de control y revisión migratorio en cruces formales e informales sobre la franja fronteriza, rutas ferroviarias, estaciones migratorias, en Campeche, Chiapas, Hidalgo, Estado de México, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Tabasco, Tlaxcala, Veracruz y Yucatán.

“Como resultado, fueron rescatados 75,952 migrantes de diversas nacionalidades en tres rutas de internamiento Costa, Centro y Golfo”, mencionó la Sedena en el documento.

Posteriormente, a través de transparencia, se solicitó a la Secretaría detallar la nacionalidad de cada uno de los migrantes que fueron detenidos para ser puestos a disposición del INM, al no contar con documentos que mostraran su estancia legal en México. 

Detalló que del total de migrantes, 6,070 niñas y niños provenían de Honduras acompañados o no acompañados; 3,560 de Guatemala; 1,444 de El Salvador y 518 de Nicaragua, lo que representó 11,592 del total de migrantes que fueron retenidos. Asimismo, también fueron rescatados 163 niñas y niños provenientes de Cuba; 166 de Chile y 145 de Brasil.

Según la Sedena, las 75,952 personas extranjeras fueron rescatados porque eran víctimas de trata de personas, secuestro o retenidos en casas de seguridad.

Avanza caravana

Con la intención de llegar a la CDMX esta semana, un grupo de 6,000 migrantes, en su mayoría de Haití, El Salvador, Honduras y Guatemala, partió el sábado desde de Tapachula, Chiapas, con un destino a Estados Unidos.

Los viajeros llegarán esta semana a la CDMX en busca regularizar su situación ante el INM. Los migrantes avanzan a paso lento y bajo vigilancia de agentes de migración y de la Guardia Nacional.

Las personas migrantes descansaron en el ejido Álvaro Obregón de Tapachula, y en el municipio de Huehuetán. Agentes del INM estuvieron atentos a posibles personas rezagadas con el fin de auxiliarlas, mientras que personal de derechos humanos realizó tareas de observación.

Algunas de las personas que integran la caravana dijeron haber obtenido un amparo por parte de un juez mexicano para que, en cualquier parte del país, las autoridades del INM les permitan regularizar su estancia.

La jefa de Gobierno capitalina, Claudia Sheinbaum, dijo que no se prevé la instalación de albergues para la llegada de migrantes, aunque eso dependerá de las necesidades que manifieste el INM,  y reiteró que la CDMX es una ciudad hospitalaria.

jorge.monroy@eleconomista.mx