El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Alberto Espinosa Desigaud, anunció su respaldo a la evaluación educativa nacional y pidió al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) cumplir su compromiso de realizar esta prueba.

El dirigente patronal pidió dejar atrás los privilegios y cálculos político-electorales y manifestó su desacuerdo en que el tema educativo sirva de pretexto para realizar paros, marchas y plantones que afectan a los alumnos y la calidad educativa.

Destacó la necesidad de superar diferencias y circunstancias para poder aplicar la evaluación, prevista para el 24 de junio próximo, pues -dijo- no son obstáculos realmente importantes para retrasar una prueba que permitirá elevar la calidad educativa del país.

Exigió al SNTE cumpla la palabra empeñada ante la nación respecto a la realización de dicha evaluación, ya que la educación no puede estar sujeta a la preservación de privilegios y cálculos político-electorales .

Espinosa Desigaud exhortó a los legisladores a realizar las reformas que permitan al Instituto de Evaluación Educativa contar con autonomía presupuestal, técnica y de gestión para que sea árbitro y organizador de la valoración de las capacidades y habilidades del magisterio.

Expresó además su respaldo al gobierno federal en torno a la iniciativa, en un marco de respeto a la autonomía sindical, y pidió a los gobernadores una actitud corresponsable que muestre las ventajas de la descentralización educativa.

El representante patronal anunció que a partir de hoy y hasta el 22 de junio próximo, la Coparmex llamará a los padres de familia para que soliciten a los maestros a participar en la evaluación educativa universal.

MIF