Surgido en 1986 como Partido Verde Mexicano y con registro condicionado, el actual Partido Verde Ecologista de México (PVEM) ha sido señalado de ser una organización política ligada a la familia de Jorge González Torres, su fundador, así como su hijo Jorge Emilio González Martínez. Es una organización política minoritaria en el país que llegó a ser la cuarta fuerza en la Cámara de Diputados, en el 2012, cuando logró tener una bancada de 27 legisladores.

González Torres dirigió el partido de 1991 al 2001, cuando heredó la dirigencia a su hijo Jorge Emilio González Martínez, quien se mantuvo en la posición hasta el 2011.

González Torres ha sido asesor del CEN del PVEM, senador de la República, diputado federal y asambleísta en la Ciudad de México. Luego fue líder nacional Arturo Escoba y Vega.

En el 2014, el partido realizó modificaciones a sus estatutos y desapareció la figura de presidente y creó la vocería nacional, Secretaría Ejecutiva, cargos que ocuparon Arturo Escobar y Jorge Legorreta. Actualmente, la vocería nacional es ocupada por el senador Carlos Alberto Puente.

Siempre aliado de un mayoritario

En sus casi 30 años de existencia, sólo en las elecciones presidenciales de 1994 compitió con candidato propio y fue precisamente su abanderado, Jorge González Torres, quien obtuvo 326,313 votos, con lo que se colocó en el quinto sitio de la elección que ganó el priista Ernesto Zedillo.

En a elección del 2000, se alió con el PAN para postular a Vicente Fox Quesada, quien ganó la elección con 42% de los votos.

Para el 2006 se alió con el PRI para postular a Roberto Madrazo Pintado, quien perdió la elección.

A partir de ese hecho, el Verde mantuvo siempre una alianza estratégica con el revolucionario Institucional. En el 2012 abanderó, junto con el PRI, al exgobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, con lo cual sumó su segundo triunfo en la elección de presidente.

Ese año ganó su primera gubernatura, la de Chiapas, al postular a Manuel Velasco Coello, en alianza con el PRI. Sin embargo, al inicio del proceso electoral para renovar la gubernatura, no pudo ponerse de acuerdo su dirigencia nacional con la estatal y eso derivó en que se rompiera la alianza. Ambos partidos postularon a candidatos propios, pero el que ganó la elección fue el postulado por Morena, Rutilio Escandón, que hasta antes de ser nominado fue presidente del Tribunal Superior de Justicia del estado de Chiapas y cercano al gobernador Manuel Velasco.

Una historia de escándalos

En las elecciones intermedias del 2015, la historia de escándalos relacionadas por la forma de comunicar y manejar su propaganda tuvo un punto álgido, porque ese año recibió una serie de multas por parte del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, que lo sancionó económicamente por sus campañas de promoción política, en radio, televisión, cine y medios impresos.

Ese año en menos de 15 días rompió el récord de multas para un proceso electoral, cuando el TEPJF le impuso una multa acumulada de casi 80 millones de pesos, por la apropiación con fines publicitarios del programa de vales de medicina y los llamados cine minutos, en los cuales difundió mensajes que no se apegaron a la normatividad.

Concretamente, violaron la ley al difundir imágenes de sus diputados federales con fines electorales, haciéndolos pasar como informes de sus gestiones como legisladores.

Incluso el TEPJF les ordenó detener una campaña de promoción política mediante la cual distribuían papel para envolver tortillas con la imagen del partido.

Al margen de las amonestaciones de la autoridad electoral, han sido objeto de severas críticas sus campañas relacionadas con la entrega de mochilas y útiles escolares, distribución de monederos electrónicos, entrega de lentes y la difusión de mensajes en las que hacen pasar como un trabajo del PVEM la aprobación de leyes que es una tarea conjunta de diversas fuerzas políticas.

La apuesta no funcionó en el 2018

Para el 2018, mantuvo la alianza con el PRI para postular, esta vez junto con Nueva Alianza, a José Antonio Meade, pero perdió frente a Andrés Manuel López Obrador.

Los resultados de la elección del 1 de julio pasado lo colocaron en una situación menos favorable que después de otras competencias. De acuerdo con los datos consignados al final del Programa de Resultados Electorales Preliminares 2018, en la elección de presidente el Partido Verde Ecologista de México obtuvo 822,160 votos que equivalen a 1.80% de la votación de presidente; 1 millón 951,519 votos, es decir, 4.42% de los sufragios de senador y 2 millones 72,983 votos que equivalen a 4.74% de los votos de diputados federales, con lo cual mantuvo el registro.

En la próxima legislatura de la Cámara de Diputados tendrá 16 escaños, que representan 3% del total.

Sin embargo, perdió el registro como partido estatal en Campeche, Veracruz, Oaxaca y Sinaloa.

En Campeche, obtuvo 5,500 votos que significan 1.40% de los votos en la elección de diputados estatales; en Veracruz, obtuvo 1,961 votos que equivalen a 1.80% de los votos de diputados locales y 57,220 votos en la elección de gobernador, es decir, 1.70 por ciento.

En Sinaloa, obtuvo 19,673 votos que equivalen a 2.16% de los votos de diputados locales y 18,771 votos en la elección de presidentes municipales que equivalen a 2.33 por ciento.

En Oaxaca, obtuvo 52,449 votos en la elección de diputados locales que representan 2.97%, mientras que en Quintana Roo.

En la Cámara de diputados, siempre ha sido una de las fuerzas políticas minoritarias, aunque ha venido incrementándolas. Comenzó con una bancada de cinco legisladores en la LVII legislatura que inició en 1997, luego, a la siguiente, se quedó sin legisladores y para la LIX que inició tuvo 16, para la siguiente, la LX, bajó a 14, pero en la LXI subió a 22, luego, en la LXII tuvo 27 y en la que está por concluir tuvo 34, que representa 6.8% del total.

En el senado, su representación siempre ha sido muy discreta. El mayor número de legisladores los tuvo en las LXI y LXII legislaturas con siete. Actualmente, tiene cinco. De 1997 al 2017, ese partido ha recibido transferencias de fondos públicos por un monto de 5,549.2 millones de pesos.

lospoliticos@eleconomista.mx