Académicos y especialistas solicitaron a diputados y senadores, encargados de dictaminar la nueva Ley de Seguridad Interior, que no permitan superpoderes a los militares en tareas de seguridad; que eviten la utilización del Ejército para reprimir las protestas sociales y que garanticen que los gobernadores del país asumirán un compromiso para que las Fuerzas Armadas regresen a los cuarteles.

Durante la segunda reunión de trabajo de senadores y diputados con especialistas para analizar las iniciativas en relación a la Ley de Seguridad Interior, el abogado José Elías Romero Apis afirmó que la nueva Ley de Seguridad Interior no pretende una militarización de la vida nacional. No he visto a ningún legislador ni funcionario que lo solicite, ni la reducción del espacio de garantías constitucionales. Es una falsa idea de que se trata de legislar sobre una licencia para matar , afirmó.

Sin embargo, pidió a los legisladores que dejen muy claro en la exposición de motivos o en la argumentación del dictamen, las facultades del Ejecutivo federal y del Ejército en caso de una afectación a la seguridad interior.

Por su parte, el jurista de la UNAM, Elías Huerta, aseveró que hacer una ley de seguridad interior implica una de las grandes responsabilidades del Estado mexicano en momentos en que el país vive una crisis de seguridad y de justicia. Por ello, pidió cuidar que la legislación limite a los estados la solicitud de las Fuerzas Armadas para actuaciones de seguridad, lo cual dijo debe ser el último recurso. Añadió que el Ejército no debe de presentarse como una superpolicía con funciones de superpolicía .

En el mismo sentido, el especialista en temas de seguridad, Juan Ibarrola, afirmó que las Fuerzas Armadas en este momento son la única solución que tenemos los ciudadanos en materia de seguridad , porque los alcaldes y gobernadores no están asumiendo su responsabilidad de contar con cuerpos policiacos eficientes.

Les pido su reflexión, hagan lo imposible para que esta ley se promulgué. Rompan con el círculo vicioso de la delincuencia, devuélvanle a las Fuerzas Amadas su naturaleza , dijo.

El también académico de la UNAM, Javier Oliva Posadas, afirmó que le preocupa que el dictamen de la nueva ley pueda permitir que una protesta social pueda ser entendida como un asunto de seguridad interior. Por ello, pidió cuidar la redacción del artículo 7, para que especifique que la afectación a la seguridad interior debe ser continua y de manera reiterada. Si no sale una ley bien estructura, nos lo va a cobrar la historia , advirtió.

Por su parte, la presidenta de la Comisión de Gobernación en la Cámara de Diputados, Mercedes Guillén Vicente, dijo que está garantizado que la ley no contemplará el uso del Ejército para controlar manifestaciones.

Informó que las reuniones de trabajo también se convocarán a los secretarios de la Defensa y de Marina.