El gobierno de EU sabía que un sospechoso que murió acribillado por infantes de Marina mexicanos era el cabecilla del Cártel de Los Zetas, ello, antes de que dejaran el cadáver sin resguardo en una funeraria, de donde fue robado por un grupo armado, dijo un funcionario estadounidense a The Associated Press.

Estados Unidos había verificado independientemente la identidad del fundador y líder de Los Zetas, Heriberto Lazcano, que murió el domingo 7 de octubre en una balacera en Coahuila, antes que su cadáver fuese robado en la madrugada del lunes, afirmó un funcionario policial estadounidense que pidió no ser identificado por carecer de autorización para hablar con los medios sobre el caso.

La información provoca interrogantes sobre la insistencia de la Marina mexicana en afirmar que los infantes de esa corporación pensaban que se trataba de un delincuente común y fue por eso que dejaron su cadáver desprotegido en una funeraria, de donde un grupo de pistoleros se llevó una carroza fúnebre. El vicealmirante José Luis Vergara, portavoz de la Marina, informó la semana pasada que se había confirmado la identidad mediante la verificación de pruebas dactilográficas dentro del sistema.

Las autoridades estadounidenses no dieron detalles sobre la manera en que determinaron que se trataba de Lazcano, solo dijeron que tenían evidencia que confirmaba el hecho. Tampoco han dicho si creían que la Marina mexicana también sabía de la identidad de Lazcano poco después que realizaron la operación en la que murió el cabecilla y su chofer.

Las fuerzas mexicanas a menudo trabajan con informes de inteligencia provistos por las autoridades estadounidenses, entre ellas, el Departamento Estadounidense Antidrogas, sobre la ubicación y desplazamientos de los cabecillas del narcotráfico. Tanto las autoridades mexicanas como las estadounidenses indicaron que la Marina se encontró con Lazcano por casualidad antes del ataque del pasado domingo.