El gobierno de Estados Unidos, a través del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, señaló al empresario Naim Libien Tella y a cuatro de sus negocios por sus presuntos vínculos con las actividades del grupo del crimen organizado los Cuinis.

De acuerdo con la oficina estadounidense, Naim Libien Tella apoyaba las actividades de narcotráfico de la organización y de su líder, Abigael González Valencia, ambos figuras designadas a principios del año en curso.

Las entidades designadas que incluyen al periódico Unomásuno, ubicado en la ciudad de México son propiedad o están controladas por González Valencia y/o Libien Tella. Como resultado de la acción, todos los bienes e intereses de estas entidades e individuos en jurisdicción de Estados Unidos quedaron congelados, y los ciudadanos estadounidenses tienen prohibido participar en transacciones con ellos.

A través de su relación con Naim Libien Tella, la organización de tráfico de drogas los Cuinis ha utilizado el periódico mexicano Unomásuno para impulsar sus actividades de tráfico de droga , expresó el director interino de la Oficina de control de Activos Extranjeros (OFAC, por su sigla en inglés), John E. Smith.

El Departamento del Tesoro documentó que Naim Libien Tella, vicepresidente de Unomásuno, ha tenido una larga relación personal con González Valencia, quien ha estado involucrado en el narcotráfico desde la década de los 90.

En el 2007, González Valencia le otorgó poder notarial a Libien Tella de su empresa de inversiones ubicada en Guadalajara: Valgo Grupo de Inversión, la cual fue igualmente designada por ser propiedad y/o estar contralada por González Valencia y/o Libien Tella.

La oficina gubernamental reporta que en fechas más recientes Libien Tella y Unomásuno han brindado apoyo a las actividades de tráfico de droga de González Valencia y los Cuinis.

La lista de firmas designadas incluye al Diario Amanecer, un periódico con sede en Toluca, y Aerolíneas Amanecer, una empresa de taxi aéreo.

El 8 de abril del 2015, la OFAC designó al Cártel Jalisco Nueva Generación, y a sus aliados, los Cuinis, y sus respectivos líderes que son cuñados, Nemesio Oseguera Cervantes, conocido como Mencho y Abigael González Valencia. Con base en una investigación de la oficina de la DEA en Los Ángeles, un gran jurado federal en la Corte Federal del Distrito de Columbia los acusó de varios cargos en marzo del 2014, incluyendo ser líderes principales de una empresa criminal activa. González Valencia fue arrestado en México a finales de febrero del 2015, pero Oseguera Cervantes permanece como fugitivo.

Con el ojo en Los Cuinis

Cuando ambos cárteles ingresaron a la lista estadounidense de señalados, la OFAC, adscrita al Departamento del Tesoro catalogó a ambas organizaciones entre las más poderosas de México.

En ese momento, John E. Smith explicó que en los últimos años, el escenario de los cárteles históricamente poderosos presentaba una erosión, mientras aparecían nuevas organizaciones de tráfico de drogas como CJNG y su cercano aliado de Los Cuinis.

Estas dos organizaciones han expandido rápidamente su imperio criminal en los últimos años a través del uso de la violencia y la corrupción. Ahora encuentran entre las más poderosas organizaciones de tráfico de drogas en México , dijo John E. Smith,

La designación de ambas células criminales fue producto de la coordinación con la División de Campo de Los Ángeles de la Administración de Control de Drogas y es parte de un esfuerzo de colaboración entre el Departamento del Tesoro con autoridades mexicanas para sancionar a las organizaciones mexicanas de tráfico de drogas.

El crecimiento de los Cuinis, al mismo paso que el del Mencho

Los Cuinis son un grupo delincuencial conformado por miembros de una misma familia que inició sus operaciones a principios de los 90. La historia de ellos está ligada al crecimiento de Nemesio Oseguera Cervantes, el Mencho, actual líder del Cártel Jalisco Nueva Generación.

De apellidos González Valencia, este clan es originario de Naranjo de Chila, una pequeña población del municipio de Apatzingán.

El sobrenombre de esta familia se debe a una ardilla de la zona a la que los lugareños conocen como cuiniki , su particularidad es que en cada parto suelen tener de 12 a 14 crías.

Así, el matrimonio conformado por Estela Valencia Farías y J Abigael González Mendoza fue bautizado como los Cuinikis, porque tuvieron 12 hijos: José María, Gerardo, Abigael, Rosalinda, Erika, José, Berenice, Elvis, Noemí, Edgar, Ulises y María Ivette. Con los años quedó en Cuinis.

A mediados de los 90, el Mencho regresó a su natal Naranjo de Chila después de una temporada en la cárcel, en Tijuana. En Apatzingán se reencontró con quien es su esposa Rosalinda González; procrearon tres hijos: Rubén, Jessica y Laisha. Rosalinda además tenía dos hijos de su matrimonio con Armando Valencia Cornelio: Juan Carlos, el Pelón, y Verónica, la Borra, a quienes el Mencho ve como propios.

El Mencho empezó entonces a trabajar con su cuñados José María y Abigael González Valencia en el tráfico de cocaína, los conocía desde joven por su afición a las peleas de gallos y el tráfico de mariguana.

En 1994, durante una operación en Sacramento, California, agentes de la DEA detuvieron una vez más al Mencho. Tres años después salió bajo fianza y se regresó a Michoacán.

Fue entonces cuando sus cuñados, los Cuinis, se establecieron en Tonalá, ya tienen más de 22 años como vecinos de ese municipio de la zona metropolitana de Guadalajara.

Antes de crear el CJNG, en el 2003, el Mecho se unió a lo que en principio se denominó como la Empresa, después la Familia y finalmente los Caballeros Templarios.

El 28 de febrero del 2015, la Marina arrestó en Puerto Vallarta a Abigael González Valencia. Fue cuando la PGR señaló que el aprehendido, desconocido a nivel nacional, era uno de los narcos más ricos del mundo y las autoridades de EU dieron a conocer los nombres de 15 empresas dedicadas al lavado de dinero a nombre de Gerardo, otro de los Cuinis. (Jaime Ramírez Yáñez)