La Embajada de Estados Unidos informó que la oficina de Antinarcóticos y Procuración de Justicia del Departamento de Estado capacitó en materia de derechos humanos a tres agentes policíacos de Tamaulipas que fueron detenidos como parte de las investigaciones por el asesinato de 19 personas en el municipio de Camargo. Sin embargo, precisó que la capacitación a dichos agentes se dio antes de que ingresaran al Grupo de Operaciones Especiales de Tamaulipas (Gopes).

Mediante una comunicación a El Economista, la Embajada estadounidense mencionó que el adiestramiento no fue al equipo del Grupo de Operaciones Especiales de Tamaulipas, sino únicamente a tres agentes.

"La oficina de Antinarcóticos y Procuración de Justicia del Departamento de Estado (INL) no tiene registros de haber capacitado a unidades Gopes o CAIET de las fuerzas de seguridad de México", indicó.  

"Tres de los 12 miembros de Gopes/CAIET detenidos por el caso Camargo, recibieron capacitación básica y/o capacitación de supervisor de primera línea por parte de INL antes de haber sido asignados a Gopes o CAEIT", señaló.

“La capacitación de estos individuos se llevó a cabo en 2016 y 2017, y cumplió con los requisitos de la investigación Leahy, una investigación que realiza el Departamento de Estado para garantizar que una determinada unidad no haya cometido violaciones graves a los derechos humanos”, destacó.

En su comunicación, la Embajada de Estados Unidos, precisó que la "INL continúa enfocada en desarrollar capacidades a lo largo del sistema de justicia criminal de México y ofrece asistencia con un enfoque integral y sostenible para mejorar la seguridad a largo plazo".

Cabe destacar que la Fiscalía de Tamaulipas detuvo a 12 elementos de la Policía de Tamaulipas, implicados en la masacre de 19 personas en Camargo, que posiblemente eran migrantes y personas vinculadas al tráfico de personas a Estados Unidos.

El pasado jueves, la fundación InSight Crime, dedicada al estudio de la amenaza de la seguridad nacional y ciudadana en Latinoamérica y el Caribe, dijo que "es muy preocupante que estén implicados en la masacre y en el posterior intento de encubrimiento varios agentes que son integrantes de una unidad élite de operaciones especiales, entrenada y supervisada por Estados Unidos".

jorge.monroy@eleconomista.mx