Arrancado el 2015, el gobierno de Enrique Peña Nieto podrá negociar la aprobación de otra reforma que considere preferente. Hasta ahora, el político mexiquense ha utilizado esa herramienta en un tema que indudablemente generaría consensos entre la clase política: la protección de la niñez mexicana.

Con el inicio del nuevo periodo de sesiones en el Congreso, el 1 de febrero próximo, Peña podrá enviar a los legisladores una segunda iniciativa preferente, que deberá ser analizada, discutida y votada en un periodo mínimo de tiempo.

En septiembre del 2014, el Ejecutivo utilizó por primera vez la iniciativa preferente, con el envío al Congreso de un paquete de reformas, que incluyó una nueva Ley General para la Protección de Niñas, Niños y Adolescentes. El proyecto entró en vigor unos tres meses después de presentarlo.

Esta reforma presidencial busca garantizar el ejercicio, respeto, protección y promoción de los derechos de niños, niñas y adolescentes, conforme al principio del interés superior de la niñez .

Por ejemplo, con ello se creó el Sistema Nacional de Protección Integral con el objetivo de establecer instrumentos, políticas, procedimientos, servicios y acciones de protección de los derechos de los menores, sistema que participará en la elaboración y ejecución de un programa nacional en la materia.

La Constitución permite al presidente de la República presentar en cada inicio de periodo de sesiones del Congreso de la Unión (en febrero y septiembre) hasta dos iniciativas preferentes.