El presidente Enrique Peña exigió al secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong, y al procurador general de la República, Jesús Murillo, que toda acción de la Policía Federal y del Ministerio Público se lleven a cabo con estricto apego a derecho para evitar casos como el de la francesa Florence Cassez.

Lamento que en éste y en cualquier otro caso, errores o violaciones al debido proceso impidan al Poder Judicial determinar la culpabilidad o inocencia de una persona , exclamó durante la convocatoria a la sociedad civil para que se una a la Cruzada Nacional contra el Hambre.

El Mandatario declaró que ejerce una Presidencia con pleno respeto a la división de poderes, por lo que acata las decisiones de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

No obstante, el caso debe sensibilizar a la autoridad para garantizar la aplicación de la ley y evitar que situaciones similares vuelvan a suceder, agregó ante empresarios (de la ANTAD), representantes de distintas organizaciones de la sociedad civil y líderes religiosos.

Luego de la pausa, el Mandatario continuó con el tema de la Cruzada nacional; manifestó que la estrategia contra el hambre es la respuesta ética a una condición inaceptable: que el Consejo Nacional de la Cruzada debe estar integrado en los próximos 30 días con la participación del sector público, privado y social.