La celebración de la XXII Asamblea Nacional del PRI se convirtió en la señal de ruta para la construcción de candidaturas a puestos de elección popular en ese partido de cara a las elecciones del 3 de junio del 2018.

En el caso de la postulación a candidato a la Presidencia de la República, el PRI dio el primer gran paso entre los diferentes partidos políticos en la carrera presidencial, excepto Morena, donde, desde antes de que obtuviera su registro como partido, ya se sabía quién sería su abanderado.

Con la decisión de la Asamblea Nacional de aprobar que un ciudadano simpatizante pueda ser registrado como candidato y que se haya eliminado el requisito de los 10 años de militancia para aspirar a la postulación, el tricolor abrió los candados para que puedan ser postulados personajes como los secretarios de Hacienda, José Antonio Meade y de Educación, Aurelio Nuño.

Ellos se suman ahora al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; de Salud, José Narro, así como la diputada federal con licencia, Ivonne Ortega.

NOTICIA: El PRI busca sacudirse los escándalos de corrupción

Complementan esas decisiones varias modificaciones más a sus documentos básicos como fueron la creación de un Código y una Comisión de Ética, la facultad para buscar gobiernos de coalición y otorgar a los jóvenes una de cada tres candidaturas.

El simple anuncio de la Asamblea Nacional priista generó amplias expectativas dentro y fuera del partido, y una vez celebrada propició una serie de interpretaciones, desde las que señalan que fue elocuente el apoyo del partido a la candidatura de José Antonio Meade hasta las que creen que más bien el candidato puede ser Aurelio Nuño.

En medio de esas elucubraciones y juegos de escenarios están las figuras de quienes se han mantenido como posibles aspirantes desde hace varios meses: los secretarios Osorio Chong y Narro Robles.

Arturo Zamora, secretario general de la CNOP, afirmó que gracias a los acuerdos alcanzados en la asamblea ese partido se coloca en una posición superior, en comparación con otras fuerzas políticas. Logramos construir un partido más fuerte y mucho más competitivo para el 2018 , dijo.

Explicó que al abrirse los candados se busca abrir el partido a una alianza con la sociedad para conectarse con la ciudadanía así como los gobiernos de coalición para que el futuro presidente de la República garantice la gobernabilidad democrática.

NOTICIA: Ivonne Ortega: Queremos recuperar rentabilidad

El también senador de la República con licencia destacó las llamadas propuestas con visión de futuro, como que 50% de las candidaturas sea para mujeres, tal como lo establece la Constitución política, así como el impulso a una educación de calidad a nivel medio superior y superior, además de seguir promoviendo la igualdad de oportunidades para las mujeres en los puestos de trabajo, mejor remuneración laboral, promover seguros de vida, aumentar el acceso al crédito para sus proyectos y erradicar la violencia hacia ellas.

Una vez más el PRI demostró a sus adversarios y detractores, a aquellos que apostaban que saldríamos divididos de nuestra asamblea, que estaban equivocados (…) hoy tenemos una mejor comunicación todos los priistas del país, logramos un acercamiento constante y permanente con las bases del partido hoy más que nunca, los priistas tenemos clara nuestra responsabilidad con México , abundó.

[email protected]

rrg