Las confrontaciones entre miembros del Ejército mexicano y civiles armados han dejado en promedio un presunto criminal muerto, según datos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

La milicia mexicana indicó, en respuesta a una solicitud de información realizada por un ciudadano, que entre el 1 de enero del 2007 —cuando Felipe Calderón declaró la guerra contra el narcotráfico— y el 10 de marzo pasado, se tenían registros de 4,788 enfrentamientos entre elementos castrenses y civiles.

Como saldo de ellos, murieron 4,855 “civiles agresores”, lo que significa un fallecimiento en promedio por evento.

En Tamaulipas, el pasado 3 de julio, hubo una confrontación entre miembros del Cártel del Noreste, en donde 12 integrantes fueron abatidos por personal del Ejército, sin registrarse ninguna baja del lado de la milicia.

No obstante, también han existido repercusiones del lado del Ejército mexicano. En la respuesta con folio: 0000700091120, la Sedena refirió que 285 militares han fallecido en el mismo periodo indicado, por choques con civiles armados, además de que han resultado 1,699 elementos heridos.

Las confrontaciones entre el personal militar y los presuntos criminales han impactado en la población general ya que, como consecuencia de éstas, se han registrado —según el Ejército— 39 víctimas mortales ajenas a los hechos, es decir, personas que se encontraban en el lugar del hecho violento y que fallecieron por la misma causa. Asimismo, 192 personas resultaron heridas.

Las agresiones por enfrentamiento, expuso la Sedena, son “eventos en los que participan integrantes de la delincuencia organizada y en los que autoridades o elementos de seguridad civiles o militares de cualquiera de los tres órdenes de gobierno, se ven compelidos (comprometidos) a utilizar sus armas en defensa propia para repeler la agresión”.

El Ejército entrena para el combate, “es decir para repeler en una guerra o en un combate entre ejércitos”, aseguró el general brigadier en retiro, Francisco Javier Gallardo.

En entrevista, el militar en retiro indicó que la preparación para la confrontación es parte integral de la doctrina militar, y que si bien hay cifras sobre enfrentamientos, existe la posibilidad de que éstas no sean las reales.

“Esto de los enfrentamientos no lo sabemos a ciencia cierta, porque el alto mando militar da la información que les venga en gana; lo que sí sabemos es que cuando hay enfrentamientos donde hay muertes de civiles, etcétera, a través de los medios de comunicación nos enteramos de este asunto”, sostuvo.

[email protected]