La Habana, Cuba. Luego de 12 años de sostener una relación fría e institucional, el líder cubano Fidel Castro se entrevistó ayer con un presidente mexicano, el priísta Enrique Peña Nieto.

El Mandatario mexicano acudió a su cita con el Comandante, a las 7 de la noche (hora local), con el secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade. Extraoficialmente se supo que la reunión, en una de las casas de Fidel Castro, duró una hora.

En el encuentro con el líder cubano no pudieron estar presentes otros integrantes del equipo peñista, por ejemplo algún fotógrafo del gobierno mexicano. Incluso, la foto de la reunión fue distribuida por el gobierno de Cuba.

La agenda del presidente Peña se ajustó durante su último día de visita en la isla con el fin de concretar su reunión con Fidel Castro, la cual incluso se realizó antes de la prevista con el actual presidente, Raúl Castro.

CRÓNICA DE UNA FOTO ANUNCIADA

Cada que el presidente Peña era cuestionado desde México sobre el tema -semanas atrás-, sonreía. Aún en el avión presidencial, de camino a la isla, evitó confirmar si el máximo líder cubano lo recibiría. Lo deseaba, pero no lo corroboraba. Pero la foto con Fidel Castro finalmente se dio.

El Mandatario mexicano cerró su viaje a La Habana con un encuentro, por separado, con los hermanos Castro. Primero con Fidel, después con Raúl. El primero, el líder histórico; el segundo, el actual Mandatario en la nación.

Durante dos días, Peña Nieto participó en la II Cumbre de la Celac. Pero el mexicano buscó el espacio. Y ayer, por la tarde-noche, el líder histórico de la Revolución Cubana lo abrió. Las relaciones México-Cuba quedaron con ello restablecidas.

El desencuentro con Vicente Fox, del PAN, tensó la relación. Con Felipe Calderón, también panista, se dice que la relación no se restableció. Se habla de que, en los hechos, fueron 12 años de alejamiento. Ayer, el PRI la retomó.

En Cuba, Peña Nieto ofreció un mensaje a medios para dar un balance de su gira por el Caribe.

Acompañado de su secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, quien se ha encargado en las últimas giras presidenciales de impulsar la inversión, el Mandatario dio un balance de su participación en la Celac. Pero el anuncio esperado era otro. El Comandante lo recibiría.

Se ha confirmado que, previo a este encuentro (con el presidente Raúl Castro), tenga oportunidad de saludar personalmente a quien sin duda es líder político y moral de Cuba, al presidente Fidel Castro. Tendré la oportunidad de saludarle , informó Peña Nieto.

Aunque era sólo un mensaje a medios -y sin preguntas-, Peña no pudo evitar las preguntas de los reporteros. Dijo esperar de su encuentro con Fidel la oportunidad de reafirmar una relación de amistad, una relación que, reconoció, tuvo un deterioro.

Peña Nieto siempre fue cauto en sus declaraciones respecto de la isla. En todo momento hizo un reconocimiento al liderazgo de Cuba al frente a la Celac y por los cambios económicos que se han registrado como país.

En la charla con reporteros, el mandatario mexicano enfatizó que su gobierno es respetuoso de los procesos de cambio que cada país tiene, así como de la libre autodeterminación de cada pueblo.

Durante su estancia en la isla, el Ejecutivo mexicano programó una reunión de trabajo con su homólogo Raúl Castro. Sería a las 8 de la noche (hora local), en el Palacio de la Revolución. Antes de esa hora, Fidel sería su interlocutor.

El Presidente mexicano dijo que la reunión con Raúl Castro daría la pauta para fortalecer la histórica relación y para dialogar sobre cómo se podía abonar a la actualización económica y social que se registra en Cuba. Peña Nieto salió del salón de hotel con una sonrisa.

EL SEGUNDO DE LOS CASTRO

A la hora prevista, el presidente cubano recibió a Peña Nieto en el Palacio de la Revolución, como parte del relanzamiento de las relaciones bilaterales.

Acompañado de sus secretarios de Economía, Ildefonso Guajardo; de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade; y del embajador en Cuba, Juan José Bremer, Peña Nieto llegó a la casa presidencial con el fin de sostener el encuentro privado.

En el transcurso de la reunión de la Celac, que reúne a 33 naciones de la región, el comandante Castro recibió a otros jefes de Estado, como Dilma Rousseff, de Brasil; Cristina Fernández, Argentina, y al secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon.

Por la tarde de ayer, Peña Nieto informó en un mensaje a medios que en el marco de la cumbre de la Celac sostuvo encuentros bilaterales con los mandatarios de Argentina, Brasil, Ecuador, Guatemala, Nicaragua y San Vicente. Además, se entrevistó con los líderes de países que integran la Alianza del Pacífico (Chile, Perú y Colombia).

mauricio.rubi@eleconomista.mx