La inspección física ocular Nivel 1 del tramo elevado de la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México realizada por el Colegio de Ingenieros Civiles de México (CICM) determinó que 68% de las afectaciones detectadas son de grado C (riesgo bajo), 32%, de grado B (medio) y no se detectaron de grado A (alto).

No obstante, el CICM estableció cinco “recomendaciones de atención prioritaria:

“Revisión de la separación entre el puente vehicular del Periférico y las columnas del viaducto elevado del Metro; reparación de fisuras en columnas; reparación de fisuras en tabletas presforzadas con alto nivel de filtraciones; reparación de los cabezales dañados por el trabajo de los topes sísmicos, y revisión del esfuerzo realizado en el tramo cercano a la estación Nopalera”.

Las afectaciones de grado C, explicó Bernardo Gómez González, son situaciones comunes que simplemente requieren la actuación en términos rutinarios de atención en su cuidado y que las de grado B no implican que los tramos sean de riesgo alto y por lo mismo deban salir de operación, sino que señalan situaciones, vulnerabilidades, daños o deficiencias que deben ser analizadas con mayor detalle.

El coordinador del Comité Técnico de Seguridad Estructural del CICM expuso que el viaducto elevado sometido a revisión visual está conformado por dos tipos de estructuras: el primer tramo, a partir de columnas de concreto, trabes y losas de concreto presforzado, que son aproximadamente 13 kilómetros, en donde no se encontró una afectación grado B y, el otro, que es el más largo, que está estructurado a base de columnas de concreto y estructura compuesta, es decir, el trabajo conjunto de estructura metálica y elementos de concreto reforzado, que fue donde se detectó la totalidad de los tramos con grado B.

“Específicamente, 12 tramos con grado B”, precisó.

Análisis a fondo

El dictamen destaca las siguientes seis “evidencias de deficiencias que requieren mayor estudio:

“Soldaduras al centro del claro (práctica de construcción cuestionable); separación insuficiente de vigas entre ellas y respecto a los cabezales; fisuras en las columnas; fisuras en trabes y cabezales; elementos de apoyos deformados o con apoyo parcial (neoprenos); diafragmas colocados deficientemente o inexistentes, e inconsistencias por atiesadores horizontales en trabes más cortos que en otras zonas”.

Gómez González comentó que tales deficiencias implicarán mayor estudio y pasar al nivel 2 de revisión, a fin de hacer una “evaluación detallada, una revisión pormenorizada, tal vez un tema de control de calidad de los materiales”.

Eso significa que se requiere de un proceso de evaluación más preciso y detallado con especialistas en la materia.

“Encontramos diferentes circunstancias que ameritan un estudio de estas características”, puntualizó.

Las soldaduras al centro del claro, detalló, no es algo que esté prohibido en la normatividad o reglamentación vigente, sino que, por tratarse de estructuras simplemente apoyadas, la soldadura está en la zona de mayor esfuerzo y es necesario corroborar de manera numérica, lo cual implicaría un nivel 3 de evaluación, que esas soldaduras cumplen satisfactoriamente no sólo con las especificaciones para su ejecución, sino con lo que se requiere para un correcto comportamiento estructural.

La separación insuficiente de vigas y cabezales no quiere decir que se tendrá un problema serio pero sí es importante que se evalúe a mayor profundidad, dijo.

Este tipo de casos, en varios de ellos se tiene noticias que pudieran venir desde la propia construcción de la Línea 12 del Metro, sin embargo también aquí hay que tomar en cuenta que hemos tenido diferentes sucesos a lo largo de la misma como el sismo de 2017”, se indicó.

Por lo que hace a los casos de las tres columnas detectadas con grietas en el concreto, que aparentemente son superficiales, explicó que por su importancia para la estabilidad del viaducto elevado es importante que se reparen y se analicen a profundidad.

Tras la presentación, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, indicó que escuchó las recomendaciones del CICM, al tiempo que mencionó que entabló “comunicación con las empresas constructoras para establecer una mesa técnica, independientemente de la determinación jurídica de otras instancias. Mañana (hoy) anunciaremos medidas adicionales para fortalecer el transporte público emergente”, escribió la mandataria en Twitter.

Lanza Ebrard llamado a empresas constructoras para pronunciarse

El canciller Marcelo Ebrard reiteró que en la construcción de la Línea 12 del Metro, realizada durante su gestión en la capital del país, participaron diversos cuerpos colegiados y empresas, las cuales se deben pronunciar sobre el tema.

“Lo que yo les comentó o compartí ayer (miércoles) es lo que tengo que informar: cómo se hizo esta obra, es una obra muy grande, participan muchos cuerpos técnicos, habrá que ver qué dicen respecto a algo que es preliminar, porque así entendí, que es preliminar, fase uno”, indicó el secretario de Estado, al ser cuestionado sobre si se deslindaba de las irregularidades encontradas en la obra, tras la primera parte del dictamen presentado por la empresa DNV sobre las causas del colapso de una trabe, que dejó como saldo 26 decesos y un centenar de heridos.

En entrevista con medios, tras la participación en un evento de la cancillería, el funcionario federal añadió que “hay que esperar cómo evoluciona la información”.

Ebrard ahondó que durante la construcción de la llamada Línea Dorada hubieron supervisores; empresas constructoras y certificadoras que verificaron la obra.

Ahí hice (en el posicionamiento emitido tras la presentación del informe preliminar) como una síntesis de todos los que participan y habrá que ver qué tienen que decir”, comentó.  

La empresas que ganaron la licitación para la construcción de la Línea 12 (ICA-Carso-Alstom) no se han pronunciado sobre la primera parte del peritaje realizado por la empresa DNV, en el cual se revelaron deficiencias en la construcción de la obra como fallas en la soldaduras de la trabe que colapsó a principios de mayo pasado.

El miércoles pasado, tras la presentación del dictamen, Grupo Carso perdió más de 3,000 millones de pesos en la Bolsa Mexicana de Valores.

rolando.ramos@eleconomista.mx