El subsecretario de Gobierno capitalina, Juan José García Ochoa, dialogó con los pepenadores del Bordo Poniente quienes aceptaron desbloquear la entrada de ese lugar y permitir el depósito de las 8,000 toneladas de basura que se generan diariamente en la ciudad.

De acuerdo con un comunicado, luego de una negociación que duró poco más de una hora, se acordó con los pepenadores establecer una mesas de trabajo con el Gobierno del Distrito Federal para atender sus demandas.

García Ochoa agradeció al gremio de pepenadores su disposición y la reanudación de actividades en el Bordo Poniente.

La víspera los trabajadores del depósito de basura en el Bordo Poniente bloquearon su entrada para solicitar que la administración capitalina informe qué pasará con ellos ante el cierre del lugar, previsto para fin de año.

Hasta diciembre de 2010 se recibían 13,000 toneladas de basura, número que se redujo gracias a que la ciudadanía empezó a llevar a cabo la separación de residuos y ahora una parte se envía a la planta de composta para su reciclaje.

apr