Durante el segundo cuatrimestre del año, el desabasto y no surtimiento de medicamentos denunciados en en la plataforma en línea cerodesabasto.org afecta más a pacientes de padecimientos crónicos y de mayor prevalencia en el país: diabetes (23%), hipertensión (15%) y artritis (3%), así como quienes enfrentan enfermedades de alto costo como cáncer (31%) y VIH (15 por ciento).

Si se comparan las denuncias en ese sitio del periodo enero-abril de 2020 con mayo-agosto del mismo año se observa que los casos reportados por pacientes con cáncer aumentaron 188 por ciento.

De los registros de esa organización, cerca del 40% corresponde a mujeres con cáncer de mama que no han recibido de manera oportuna sus medicamentos y quimioterapias (principalmente fulvestrant, denosumab y ciclofosfamida), seguido de casos de pacientes con Leucemia, Linfoblástica Aguda y Mieloma Múltiple (falta de Vinicristina y polonosetrón, respectivamente).

De acuerdo con el segundo reporte cuatrimestral 2020 “Mapeando el desabasto en México”, elaborado por el colectivo “#CeroDesabasto", impulsado por la organización Nosotrxs, en colaboración con Fundar, la asociación Mexicana de Lucha Contra el Cáncer y la Asociación Mexicana de Fibrosis Quística, del 18 de febrero de 2019 al 31 de agosto de 2020 se registraron en la plataforma antes citada, 3,309 reportes que denuncian la falta de suministro de medicinas e insumos médicos en diferentes centros de salud del país.

 49.3% de casos corresponden a pacientes del IMSS (que es la institución que, por mucho atiende a más personas), 34.9% al ISSSTE, 9.7% Secretaría de Salud y 6.2% otros.

En comparación con el primer cuatrimestre de 2020, la proporción de reportes del IMSS en mayo–agosto 2020 se redujo significativamente: 33 puntos porcentuales. De hecho, llama la atención cómo la posición de la institución con más reportes de desabasto se intercala cada periodo de análisis desde el comienzo de la iniciativa Cero Desabasto en febrero de 2019.

En el segundo cuatrimestre 2020, el ISSSTE retoma su posición como la institución con más reportes con el 45%, le sigue el IMSS con el 39%, el INSABI con 11%, la misma posición que ocupó el Instituto en el cuatrimestre mayo – agosto 2019.

Nosotrxs destaca las tendencias de agudización de desabasto entre subsistemas, donde el ISSSTE toma la primera posición este cuatrimestre mayo–agosto (replicando la tendencia del año pasado).

Además, tres de cada diez personas que reportan en la plataforma consideran que hubo actos de corrupción involucrados en su caso.

Tambien señala que el desabasto de medicamentos en pacientes oncológicos ha tenido un repunte dramático de casos 188% durante el periodo analizado.

Andrés Castañeda Prado, coordinador del área de Salud y Bienestar de la organización civil Nosotrxs, dijo que hay que tomar en cuenta que en lo que va de 2020 se han reducido considerablemente la cantidad de atenciones o consultas a pacientes no covid. “Eso quiere decir que muy probablemente el desabasto sea mucho mayor, pero hay menos atenciones y por lo tanto menos reportes”.

El activista recalcó que, por mínimo que sea el desabasto, lo realmente importante es que se trata de personas que se están quedando sin su tratamiento. Además, la oportunidad en la que se den es fundamental para su salud. Una persona a la que le falta su medicamento es un caso en el que no se está respetando el derecho a la salud.

Llamó la atención que en el país se dan un millón de atenciones al día. Si se surtieran 99% de las recetas alguien podría decir que no está mal, pero también que al día 10,000 personas se quedan sin su medicamento, lo cual es brutal.

Un problema persistente

El desabasto de medicamentos en las instituciones públicas es un problema que persiste con intermitencia en México y afecta principalmente a los pacientes que padecen enfermedades crónicas.

De acuerdo con el Programa Sectorial de Salud 2020-2024 del gobierno federal, hasta antes de que iniciara la pandemia Covid-19, en el país, tres de cada 10 recetas (69.97%) no eran surtidas completamente.

El gobierno del presidente, Andrés Manuel López Obrador se trazó la meta de que, para 2024, todas las recetas que se expidan en el sector salud público se surtan en tiempo y forma.

Para 2020, se había fijado la “meta intermedia” de que 8 de cada 10 recetas se surtieran.

Mientras eso ocurre, “el gasto de bolsillo” de los pacientes que no encuentran en las farmacias de sus centros de salud los medicamentos que les recetan sus médicos es de 41.4%, según estimaciones del centro de investigación de políticas públicas IMCO.

Eso quiere decir que, una vez satisfechas sus necesidades alimentarias, destinan cuatro de cada 10 pesos de su gasto familiar a través de desembolsos directos para solventar los distintos requerimientos de la atención de la salud.

Secretaría de salud: hasta octubre sólo faltaban seis medicamentos

En este sentido, de acuerdo con el secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela informó que, hasta el 22 de octubre pasado, de los 31 medicamentos que en los últimos meses han estado en lo que dijo situación de abasto, desabasto o camino de desabasto. Sólo seis no se tenían y eran bleomicida, dos presentaciones de epirubicina, etopósido y dos de metrotexato.

Sin embargo, para esa fecha ya se habían hecho los pedidos a laboratorios del Reino Unido, Alemania y España, para asegurar que se consigan.

Por su parte, el director del IMSS, Zoé Robledo Aburto planteo ante senadores que hay una situación internacional que ha causado el desabasto de medicamentos, pero no es el único factor.

Comentó que un estudio de la Organización Mundial de Salud señala que los tratamientos para enfermedades como el cáncer y algunos padecimientos cardiovasculares y diabetes se han visto afectados por la pandemia de Covid-19.

El funcionario dijo que para enfrentar el problema de desabasto el IMSS recurrió a compras consolidadas; autorizó las compras a sus delegaciones estatales y las adquisiciones complementarias vía la Secretaría de Salud.

diego.badillo@eleconomista.mx