Durante más de cuatro horas el recinto legislativo de la Ciudad de México fue resguardado por cerca de 200 policías de proximidad y de tránsito en el marco de la comparecencia del jefe delegacional de Morena en Tláhuac, Rigoberto Salgado Vázquez, que para algunos diputados de oposición desmenuzaría una supuesta vinculación criminal en esa demarcación.

En punto de las 11 de la mañana, hora acordada para cuestionar al delegado de los hechos violentos del pasado 20 de junio en Tláhuac, donde fue abatido Felipe de Jesús Pérez Luna alias El Ojos, líder criminal de la zona, Salgado Vázquez explicó que la inseguridad es un problema de toda la Ciudad de México que ha sido documentada en el lugar que lidera con más de 1,000 oficios desde meses antes.

Con algunos titubeos al hablar y pausas para tomar agua, el morenista refutó tener negocios con miembros de organizaciones delictivas y aseguró que es falso todo lo que se ha dicho de él en los medios de comunicación.

Sonrojado y con tono de enojo, aseguró que no pedirá licencia y sí hay elementos para poder removerlo de su cargo, lo acatará.

Niego categóricamente lazo, amistad, laboral o consanguíneo con asociaciones delictivas y por más que se repita no será verdad. Quienes lo sostienen faltan a la verdad, es una calumnia , añadió que estará dispuesto a entregar su celular y computadora a la Procuraduría de General de Justicia capitalina y la Procuraduría General de la República en caso que se lo soliciten para una investigación.

Silencios largos

Después de dos horas, en la segunda ronda de preguntas, se puso en jaque al jefe delegacional, pues con imágenes de los trabajadores de su administración se le cuestiono que su esposa, Nancy Cortés Gutiérrez, y algunos de sus familiares trabajan para la delegación.

Diputados del PAN, PRD y PRI, pusieron en duda su capacidad para llevar a buen flote la demarcación y prosiguieron preguntaron sobre supuestos nexos con el Cartel de Tláhuac; con Miguel Ángel Pérez, alias El Mickey, hijo del El Ojos y sus supuestos negocios en la zona.

Silencios largos y respuestas cortas, mientras buscaba entre sus documentos el oficio para desmentir dichos señalamientos, caracterizaron a Salgado en su comparecencia; el nerviosismo lo inundó en algunas ocasiones al no saber qué responder o al evadir las interrogantes.

No era mi responsabilidad contratar personal en la demarcación (...) no tengo nexos con dicho cartel criminal y con alguien más, (...) no hay vínculos con nadie , así respondió en más de una ocasión.

Sobre los mototaxis afirmó que en el 2010, año que no estaba en funciones, se entregaron más de 700 permisos para su funcionamiento en la zona a más de 34 organizaciones, y cuando comenzó a gobernar informó sobre estos a la Secretaría de Transportes y Vialidad.

En un par de ocasiones tuvieron la palabra los diputados de Morena, quienes consideraron que estaban haciendo de la comparecencia un show mediático supuestamente por la ventaja que tiene ese partido político en las encuestas de la ciudad.

La posibilidad de que un delegado sea destituido de su cargo se encuentra en el Estatuto de Gobierno del Distrito Federal, en su artículo 108, la ALDF, a propuesta del jefe de Gobierno o de los diputados, podrá remover a los jefes delegacionales.

En el caso del delegado de Tláhuac, el presidente de la Mesa Directiva de la ALDF, ha solicitado que se abra una investigación y que en los próximos días se informará sobre el proceso.

[email protected]