El atentado en contra del secretario de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, Omar García Harfuch, expone que del fenómeno del narcotráfico en el país podemos esperar cualquier cosa, no solo del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), quien habría intentado matar al funcionario, sino de cualquiera, afirmó Antonio Nieto.

El coautor del libro “Narco CDMX. El monstruo que nadie quiere ver”, editado por Grijalbo, dijo que “en este caso, fue el Cártel del Golfo, pero mañana puede ser el de Sinaloa”.

En su opinión, el mensaje de esa agresión no es que el CJNG quiera la plaza. “No va por ahí, ni siquiera está pensando tomarla de esa manera. Creo que más bien ya hemos visto ese tipo de mensajes. Lo único (es) que no los habíamos visto en Ciudad de México”.

Luego destacó que mensajes de esa organización criminal a la autoridad ya se han visto muchísimos. Ya ha atentado contra personal de la Marina, en su momento contra policías federales, han secuestrado y descuartizado policías, ya han intentado derribar helicópteros y han estado ligados a asesinatos de funcionarios locales de diferentes entidades; sin embargo, no lo habían hecho en la Ciudad de México”.

Recalcó que “no debemos verlo como un ¡caray, es un mensaje que nos han dado!, sino como que el fenómeno (del narcotráfico) ya abarcó todos los espacios”.

En ese sentido dijo que no nos debe sorprender, pero sí preocupar. “¿Eso qué significa?, (pues) qué les vale madre, que independientemente de la dificultad que implique operar de esa manera en la Ciudad de México, lo hacen, porque la estrategia (para contenerlos) estuvo fallida desde hace 12 años, aunque la actual administración de (la jefa de Gobierno) Claudia Sheinbaum, la quiere enderezar”. En ese tenor destacó que, desde las administraciones de los jefes de gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard y Miguel Ángel Mancera, se intentó convencer a la población de que en la capital del país no operaban los grandes cárteles de la droga, entendiendo por esto los que trafican drogas hacia Estados Unidos.

“Pues ya vimos que sí y que tienen capacidad de hacerlo, aunque puedan decir que fallaron porque no lo mataron (al jefe de la policía de la ciudad)”.

Dijo que lo que pasa es que ahora no hay un respeto, ni un miedo con la autoridad de la Ciudad de México.

En opinión de Nieto, quien junto con Sandra Romandía y David Fuentes escribieron el libro “Narco CDMX. El monstruo que nadie quiere ver”, lo que se espera es que en las próximas semanas las organizaciones criminales con presencia en la capital del país se retraigan, “porque está caliente la cosa”; sin embargo, en la acción policíaca sí está teniendo ya consecuencias.

Primero es el desconcierto de los policías capitalinos y luego la incertidumbre de no saber qué es lo que sigue, es decir. No se sabe si esto es parte de una serie de ataques o no o simplemente no saben si van a intentar completar el objetivo que se trazaron o si van a querer atentar contra otros policías.

En ese sentido, dijo “van a tener que vivir con una nueva narco-realidad”. En cuanto a reacciones de otros cárteles mencionó que no se esperan, pues en estos momentos el único que tiene interés en la CDMX es el CJNG, pues el Cártel de Sinaloa ya tiene una presencia desde hace muchos años que, seguramente, no se verá comprometida con esto, pero solamente que esa presencia es con un perfil más bajo, con todo y que controla el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. “El único que tal vez tenga interés de ser un poco más operativo es el CJNG”.

Sandra Romandía y David Fuentes y Antonio Nieto exponen en “Narco CDMX” que por increíble que parezca, el discurso oficial de todos los gobernantes que ha tenido la capital del país ha sido que los cárteles de la droga no operan aquí. Ningún jefe de gobierno, nunca, había aceptado que los cárteles campean en el corazón de México.

Además de exponer la forma en que se construyó y se relaciona la organización criminal conocida como “La Unión Tepito, que opera ya no solo en la capital del país, sino en los estados de México, Puebla y Veracruz, el texto documenta caso a caso, qué grupos se pelean las 16 alcaldías, cómo accionan, qué está en juego y de qué tamaño es el monstruo que las autoridades se niegan a ver.

Demuestra que, en el ajedrez del crimen organizado, la Ciudad de México juega un rol muchísimo más importante de lo que se pensaba. Y alertan: seguir ignorando el desastre pone en riesgo la viabilidad de toda la nación.