Senadores de oposición y del grupo plural solicitaron a la presidenta de la Mesa Directiva del Senado, Olga Sánchez Cordero, presentar una controversia constitucional en contra del acuerdo presidencial que establece a las obras de infraestructura como de seguridad nacional. La moción generó un debate con el líder de la bancada morenista, Ricardo Monreal, sobre la viabilidad de presentar ese recurso o, en cambio, una acción de inconstitucionalidad.

En la sesión de ayer del Senado se debatió el acuerdo del Ejecutivo Federal por el que se declara de interés público y seguridad nacional la realización de proyectos y obras a cargo del Gobierno de México, sobre el cual los representantes de los diferentes partidos expusieron sus posturas, la oposición en busca de que la Mesa directiva del Senado, encabezada por Olga Sánchez Cordero, presente el recurso de Controversia Constitucional, y el senador de Morena Ricardo Monreal argumentando, desde los principios del Derecho Constitucional, la inviabilidad de esa figura en el caso que se discutió.

Claudia Anaya, legisladora de la bancada del PRI, exigió que se presente la controversia porque el acuerdo “constituye una violación al principio de división de poderes y trasgrede las facultades del Congreso de la Unión que es el único para modificar, adicionar o suspender la ley”.

Por su parte, el senador del PRD, Juan Manuel Fócil, señalo que el acuerdo le permite al gobierno federal “pasar por encima de la ley y violar los derechos humanos de ciudadanos y comunidades que por alguna razón tengan algún vínculo con estas obras, ya que no tendrán derecho a defender su patrimonio, su ambiente”.

En su turno, el senador Monreal estableció que se debe de ser claro, pues “hay dos vías que establece el Artículo 105 Constitucional para dirimir estos conflictos de interpretación. La controversia constitucional que se plantea por invasión a la esfera de otros poderes, que es correcta. Y la acción de inconstitucionalidad, que se puede legitimar con el 33% de los miembros de la asamblea, es decir, los 52 que firman la solicitud de Controversia Constitucional planteada a la presidenta de la Mesa Directiva”.

Después vinieron cuestionamientos del senador ex morenista y ahora del grupo plural, Germán Martínez. A partir de este punto Ricardo Monreal defendió el proceso de transformación en la actual administración federal, con argumentos de conocimiento técnico de la Ley y del reglamento de la Cámara de Senadores, aunque fue interpelado en varias ocasiones.

Mientras, el coordinador del PAN en el Senado, Julen Rementería, mencionó que la vía para poder presentar una controversia es a través del presidente de la Mesa Directiva y “52 legisladores de esta Cámara están pidiendo poner frente a la Corte la posibilidad de que resuelva sobre un acuerdo ilegal del presidente de la República”.

Ante ello, el senador morenista sentenció: “Si ustedes, sin pedirle a la presidenta, ni a la asamblea, intentan y promueven una acción de inconstitucionalidad con esos 52 votos que conjuntan, tienen todo el derecho de que la Corte analice la acción que plantean, porque para ello se requiere exclusivamente 33 por ciento.

Es más fácil esa vía, agregó, que intentar la controversia constitucional, sencillamente porque “entre Morena y sus aliados somos casi 80 legisladores que no estamos de acuerdo en que la Presidenta pueda de manera unilateral, presentar una controversia contra el acuerdo del Presidente de la República, y en la asamblea las decisiones se toman por mayoría”.

En tal contexto, la presidenta de la Mesa Directiva, Olga Sánchez Cordero, anunció que solicitará al área jurídica que analice si el Senado tiene legitimidad para presentar la controversia constitucional que solicita una minoría en contra del acuerdo del presidente.

Sobre el plazo para responder la petición, Sánchez Cordero indicó que “a la brevedad (...) tengo duda si el Senado tiene la legitimación para presentar una controversia constitucional, si hay o no invasión a sus atribuciones y competencias”, y reconoció que “la minoría de este órgano sí tiene el derecho de promover una acción de inconstitucionalidad”.

Somos casi 80 legisladores que no estamos de acuerdo en que la presidenta (de la Mesa Directiva) de manera unilateral presente una controversia contra el acuerdo del presidente de la República, y en la asamblea las decisiones se toman por mayoría”.

Ricardo Monreal, senador por Morena.

politica@eleconomista.mx