El presidente Felipe Calderón afirmó que hoy más que nunca los gobiernos democráticos deben responder a las preocupaciones y necesidades de la gente, desde la atención de servicios hasta garantizar la paz y la tranquilidad.

"Hoy más que nunca los gobiernos democráticos debemos responder a las preocupaciones y necesidades de nuestra gente, a las preocupaciones que van desde la atención cotidiana de que haya agua en un grifo en la casa de cada familia hasta que haya paz y tranquilidad en las calles, donde no domine más que la ley y el respeto entre todos y no se imponga ahí ni el crimen, ni la violencia, ni la ilegalidad".

Al recibir las llaves de la ciudad de Lima y ser declarado Huésped Ilustre, el mandatario mexicano sostuvo que México y Perú quieren la democracia para la justicia que se busca "en la libertad que nos pertenece".

El Ejecutivo federal sostuvo que, por eso, ambos países deben esforzarse para seguir generando crecimiento económico y compartido.

"Por eso debemos aplicarnos para que en nuestro deber los gobiernos proveamos los servicios que la gente merece por su dignidad, la educación de sus hijos, la salud de sus familias, la seguridad de sus moradores", acotó.

Insistió en que por eso los gobiernos democráticos deben aplicarse para abatir la desigualdad y el terrible rezago social que ha marcado más a América Latina que a otras regiones del mundo.

El presidente Calderón dijo que también se deben fortalecer las instituciones y hacer de los estados nacionales dignos y fuertes merecedores de la condición de representantes de los pueblos que gobiernan.

Insistió que "por eso hay que fortalecer nuestras leyes y nuestras instituciones para enfrentar y superar desafíos nacionales e internacionales, como lo son ahora el crimen organizado".

Agregó que 'se deben unir esfuerzos para cerrar las dos brechas que amenazan a la civilización misma y que son la brecha entre el norte y el sur, entre ricos y pobres, y la brecha entre el hombre y la naturaleza".

DOCH