Diputados federales del PRI, PAN y PRD opinaron que el formato del debate entre los candidatos y la candidata a la Presidencia de la República fue acartonado y no respondió a la demanda ciudadana de conocer las propuestas de los abanderados.

Los legisladores de los partidos Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD) propusieron cambios en el formato del segundo encuentro programado para el 10 de junio en Guadalajara, Jalisco, que incluso consideren la interacción entre los candidatos y la ciudadanía.

Mientras, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) consideró que se requiere de madurez política para efectuar debates abiertos y con diálogo, pues en esta ocasión se observó que con un formato rígido los candidatos, sobre todo del PAN y PRD, se dedicaron más a atacar al abanderado del PRI que a detallar sus planteamientos.

En conferencia de prensa, la presidenta de la Junta de Coordinación Política en San Lázaro, Mary Telma Guajardo Villarreal, consideró que el formato del debate no respondió a las demandas de la ciudadanía de conocer las propuestas de los candidatos sobre los principales temas y problemas del país.

La también coordinadora de la bancada perredista señaló que dicho encuentro debería considerar la interacción de la ciudadanía y permitir el diálogo entre los aspirantes, aunque opinó que el encuentro fue un gran acontecimiento nacional y fortalece la vida democrática del país.

A su parecer, la confrontación de ideas abonará de manera importante para que el 1 de julio las mexicanas y los mexicanos salgamos a las urnas con mayor conocimiento de quiénes son nuestros candidatos, nuestras candidatas y qué es lo que proponen .

En su oportunidad, el diputado panista, Agustín Casilla Marroquín, representante de los legisladores de su partido ante el IFE, lamentó que el debate no cumpliera con su objetivo y no difundiera el mensaje elemental.

Al considerar que el formato debería ser menos rígido y más activo al permitir incluso la participación de los ciudadanos, señaló que el IFE no cuidó un detalle tan importante como la presencia de la edecán.

Es lamentable también que en el tema del posdebate lo que se hable sea de la presencia de la edecán y no de las ideas y propuestas de los candidatos y la candidata, expuso Casilla Marroquín.

Sin embargo, consideró que el debate dio algunos elementos para que el ciudadano pueda forjar una opinión respecto de los contendientes electorales, pero el formato está agotado y debe repensarse dicho ejercicio democrático.

Por separado, la diputada federal del PRI, Paola Hernández Olmos, destacó que lo que se rescata del debate es la posibilidad de que los mexicanos escuchen las diferentes propuestas, y lo deficiente fue que hay candidatos que sólo se dedicaron al ataque.

La legisladora criticó la decisión del IFE respecto de la edecán, al no tener cuidado de elegir la forma en que debía ir vestida y que no le da el valor que se merece la mujer, ni la seriedad y solemnidad del evento del que se trababa.

MIF