La Secretaría de Gobernación (Segob) publicó en el Diario Oficial de la Federación el primer protocolo de actuación de la Policía Federal y el uso de fuerza, en donde por primera vez se contempla el uso de cámaras de video o fotográficas para documentar los hechos por parte de los elementos de seguridad.

“Las y los integrantes podrán contar con equipo videográfico y fotográfico que permita acreditar que su actuación se sujetó a los principios de legalidad, objetividad, eficiencia, profesionalismo, honradez y respeto a los derechos humanos. En los actos del servicio para el restablecimiento del orden público, la unidad administrativa correspondiente de la institución adoptará las medidas necesarias para garantizar el respaldo videográfico y fotográfico”, se precisa en el artículo 14 de dicho protocolo.

En caso de que los elementos de la Policía Federal hagan uso de sus armas, deberán informar de forma inmediata a su superior, así como a las autoridades competentes sobre los hechos; no obstante, indica el artículo quinto del decreto, se buscará reducir al mínimo los daños y lesiones, además de respetar la vida humana.

“En los eventos en los que las y los integrantes hagan uso de la fuerza potencialmente letal, o cuando existan lesiones o decesos, se debe informar de manera inmediata a la Unidad de Asuntos Internos y a la Unidad de Derechos Humanos de la institución para que, en el ámbito de sus respectivas competencias, determinen las acciones conducentes.

“La o el integrante que haga uso de la fuerza de manera innecesaria, excesiva o desproporcional, y el superior que emita órdenes en tal sentido, serán sancionados conforme a las disposiciones jurídicas aplicables”, señala el artículo 17.

En los artículos transitorios del decreto, que entra en vigor este jueves, se indica que las unidades administrativas de la Policía Federal tendrán nueve meses para capacitar “en el uso del equipo, técnicas, tácticas, armas menos letales y armas potencialmente letales, así como de los medios y métodos que deban utilizarse o puedan sustituir el uso de la fuerza”.

En tanto que en materia de asignación de equipo se hará de acuerdo con el programa presupuestal y los principios de racionalidad, austeridad y disciplina presupuestal.

En la presentación del documento, en las instalaciones de la Policía Federal, el comisionado Manelich Castilla enfatizó que el protocolo da certeza jurídica y transparencia sobre la actuación de la policía, además de que garantiza sus derechos humanos.

Añadió que el protocolo cubre la mayoría de los temas sugeridos por la propia Comisión Nacional de Derechos Humanos.