En los últimos cinco años, la separación familiar como consecuencia de las deportaciones de Estados Unidos a México se ha incrementado, exhibió el Colegio de la Frontera Norte (Colef).

A través de un reporte, esta institución da cuenta de que mientras en el 2007, de los que tienen familia 20% fue deportado sin sus familiares, en el 2012 dicha cifra se disparó a 77 por ciento.

De acuerdo con el Reporte sobre dimensión, caracterización y áreas de atención a mexicanos deportados de Estados Unidos , basado en la Encuesta sobre Migración en la Frontera de México 2012 (Emif Norte) realizada por el Colef, los índices de deportados con residencia en EU y en México ha aumentado debido al endurecimiento en las políticas de contención y control de la migración indocumentada de la Unión Americana.

Ello se traduce en un mayor número de migrantes mexicanos aprehendidos al interior de este país para luego ser deportados, pese a que el flujo migratorio de México hacia EU se ha reducido en los últimos años.

Los números arrojan que en 2012 la tercera parte de las personas deportadas tenía un promedio de 8.5 años de haber residido en Estados Unidos; durante ese año, se registraron 352, 188 deportaciones; entre el 2003 y el 2012 hubieron 4.6 millones de devoluciones a México.

Los autores del reporte, Laura Velasco y Marie Laure Coubès, en colaboración con Tito Alegría, Ietza Bojórquez, Oscar Contreras, Alberto Hernández y Silvia Mejía, advirtieron a través del documento que el incremento del tiempo de estadía en EU de los deportados implica separaciones familiares, ruptura de proyectos de vida en ese país, y pocas redes sociales de apoyo en su lugar de origen.

El 87% de los deportados es hombre, con edad promedio de 31 años, con una proporción importante de jefes y cónyuges, cuya escolaridad es el nivel de secundaria. Una tercera parte de ellos habla inglés y casi 7% habla alguna lengua indígena. Poco más de 70% tenía trabajo en EU al ser regresado.

La investigación apunta que mientras el flujo de mexicanos indocumentados hacia EU disminuyó dos tercios entre el 2007 y el 2010, en el mismo periodo el número de deportados sólo ha bajado un tercio.

De acuerdo con el texto, esa diferencia proporcional refleja una política antinmigrante más ?agresiva: las deportaciones bajo orden de retiro se incrementaron a más del doble en los últimos años.

De acuerdo con los registros del Colef, Tijuana recibe 55% de las deportaciones de residente en EU. Considerando a los deportados que han residido más de un año en EU se observa que 84% es deportado a Tijuana, Mexicali y Matamoros.

[email protected]