La Comisión de Cambio Climático de la Cámara Baja creó un grupo plural a su interior para dar seguimiento a los trabajos encaminados a cumplir con las recomendaciones hechas por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) a la Cámara Baja durante la pasada Legislatura con el fin de mejorar el desempeño ambiental de la sede parlamentaria.

De acuerdo con el diagnóstico de la UNAM, el consumo estimado de energía en la Cámara de Diputados es de 1 millón 22,789.25 kilovatios hora por mes, lo cual representa un alto nivel de emisiones.

Desde la perspectiva de los integrantes de la referida comisión, la Cámara Baja debe asumir como un compromiso ineludible el contribuir a la lucha contra el cambio climático.

Al contrario, la Cámara de Diputados y la Comisión de Cambio Climático deben ser ejemplo dentro de los órganos del Estado mexicano e impulsar medidas que contribuyan a la mitigación de dicho fenómeno , cita el acuerdo.

Las medidas para mejorar el desempeño ambiental de las instalaciones de la Cámara Baja contribuyen, sin duda alguna, a reducir la huella de carbono de la institución y, por consiguiente, a la lucha contra el cambio climático , completa.

El acuerdo se fundamenta en el artículo 44, numeral 4 de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, que establece que las comisiones podrán integrar subcomisiones o grupos de trabajo para el cumplimiento de sus tareas.

Además, el artículo 149, numeral 2, del Reglamento de la Cámara de Diputados, prevé que la Junta Directiva de las comisiones deberá proponer la integración de subcomisiones internas para la presentación de predictámenes o proyectos de resolución.

El referido grupo plural de trabajo fue propuesto por la jalisciense Mirza Flores Gómez (MC), quien habrá de coordinarlo, y lo integrarán Javier Octavio Herrera Borunda (PVEM), María Chávez García (Morena), y Olga María Esquivel Hernández y José Ignacio Pichardo Lechuga, ambos del PRI.

[email protected]