Organizaciones sociales consideraron que hay una falta de seriedad del gobierno para poner en marcha una política pública para prevenir y erradicar la violencia contra niñas y mujeres, así como una falta de alternativas exclusivas para las mujeres que evidenció la pandemia de Covid-19.

Entre los hechos que resaltaron las especialistas se encuentra la renuncia de Candelaria Ochoa Ávalos al frente de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (Conavim); la cancelación del presupuesto para las Casas de la Mujer Indígena (CAMIS); la tardanza en la entrega de recursos para los refugios de mujeres, sus hijas e hijos víctimas de violencia; y un posible recorte a los presupuestos para las alertas de género.

Entrevistada por El Economista, la directora ejecutiva de Amnistía Internacional México, Tania Reneaum, resaltó que lo preocupante de la renuncia de Ochoa Ávalos es que, tras su repentina salida, ocurren situaciones como la disminución del presupuesto para la puesta en marcha de alertas de violencia de género en al menos seis estados.

Aunque el martes pasado, la Secretaría de Gobernación aseguró que, junto con Conavim, se trabajaría para garantizar el uso de partidas presupuestales y no afectar los subsidios que se otorgan a las entidades para atender la violencia contra mujeres y menores.

Asimismo, que se informaría próximamente sobre la metodología de evaluación a los proyectos participantes para acceder a los recursos destinados por declaratorias de Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres (AVGM), para el Ejercicio 2020.

Así, la representante de Amnistía dijo que también con la salida de Ochoa se rompe la continuidad de diálogo con las organizaciones sociales. No se logra construir una política pública que sea progresista y vaya más allá de un sexenio, en una país en donde matan a más de 10 mujeres al día, enfatizó.

De acuerdo con cifras oficiales, entre enero y mayo de este año se han contabilizado 385 víctimas de feminicidio, así como 1,233 mujeres víctimas de homicidio doloso.

“Este país necesita construir una lógica narrativa en donde la política pública esté por arriba de las personas que ocupan alguna posición. Lo que necesitamos es presupuesto etiquetado exclusivamente para mujeres, así como una política que vaya más allá de la parte punitiva, que tenga elementos de prevención y atención, lo cual no se ha logrado para nada”.

También el martes pasado, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que en México no se violan los derechos humanos y que no existe la reducción de presupuesto para políticas que atiendan la violencia contra niñas y mujeres.

La coordinadora de Incidencia del Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria, Selene González, expuso que con su organización hubo una falta de diálogo por parte de la extitular de la Conavim y agregó que durante su titularidad se dificultó la inclusión de la sociedad civil en el grupo interinstitucional y multidisciplinario que da seguimiento a las alertas de género.

Recordó que organizaciones sociales solicitaron la declaratoria del mecanismo para la CDMX, pero hubo una resistencia por parte de la Conavim; incluso, cuando el grupo de trabajo y el informe daban cuenta de que el gobierno capitalino no había cumplido las acciones efectivas para no declarar la AVGM.

Posteriormente, las peticionarias solicitaron un amparo en el cual se resolvió que la Conavim pasó por alto la naturaleza de la alerta y que no se basó en el dictamen sino en las acciones que, según a su consideración, implementó el gobierno de Claudia Sheinbaum.

“Candelaria Ochoa tuvo una nueva oportunidad de impulsar políticas públicas a nivel nacional y vimos una negativa, y cuando salió esta resolución del amparo ella solicitó un recurso de revisión argumentando que el juez se había extralimitado en la decisión”, detalló Selene González.

El pasado 9 de julio, la Suprema Corte determinó atraer la solicitud, luego de que el Centro de Derechos Humanos Vitoria pidió al máximo tribunal analizar el asunto.

“Este es un ejemplo muy claro de las acciones que no han servido para fortalecer las políticas públicas, y en la pandemia entramos en un estado de emergencia sanitaria, sumado a estos mensajes muy desafortunados de querer minimizar o negar la situación que vivimos las mujeres”.

Deciden ir juntos vs inseguridad en Gto

De gira por Guanajuato, una de las entidades con más violencia en el país, el presidente Andrés Manuel López Obrador expresó que, en vez de echarse culpas entre el gobierno federal y el local, se trabajará de manera conjunta para combatir la inseguridad generada por los enfrentamientos entre integrantes del crimen organizado.

El mandatario aseveró que en dicha entidad se ha tenido una disminución en la mayoría de los delitos, aunque aún no se ha logrado bajar el índice de homicidios.

“Estamos buscando mejorar la coordinación entre el gobierno del estado y el gobierno federal, el ciudadano gobernador ha decidido participar en una estrategia conjunta”, expuso el Ejecutivo.

Así, el gobernador Diego Sinhue Rodríguez dijo que “es de sabios cambiar de opinión”, por lo que dio a conocer que aceptó que se realice una estrategia en conjunto con el gobierno federal para combatir la inseguridad en la entidad, y que asistirá a los encuentros diarios con la Federación. (Con información de Héctor Molina)

[email protected]