La Comisión Permanente del Congreso de la Unión aprobó el Punto de Acuerdo para solicitar al Gobierno federal y a las autoridades en Chiapas restituir el diálogo con el Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

El Punto de Acuerdo –de urgente y obvia resolución- presentado por la senadora del PRD, Dolores Padierna, durante la primera sesión de la Comisión Permanente indica que las autoridades federales y estatales tomen en cuenta las propuestas del propio EZLN, y buscan diálogo y se concreten acuerdos.

La senadora recordó que la semana pasada se dio conoció que el Ejército Zapatista de Liberación Nacional realizó marchas en cinco ciudades de Chiapas, siendo la movilización más numerosa desde el surgimiento del EZLN en enero de 1994.

Han pasado 19 años desde que surgió el conflicto en Chiapas, en la primera Declaración de La Selva se demandó un ya basta contra la explotación y la pobreza. A casi dos décadas, la situación de este sector de la población sigue siendo lamentable, los indígenas de México continúan siendo los eternos olvidados, los por siempre marginados del país .

En la fundamentación del Punto de Acuerdo se expone que de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, 6 de cada 100 habitantes de cinco años o más hablan alguna de las 89 lenguas indígenas de que hay registro.

Sin embargo, otras mediciones indican que la proporción de indígenas en el país podría ser de hasta uno de cada 10 mexicanos. Información de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) señala que hay más de 364 variantes de lenguas indígenas y los pueblos autóctonos ocupan una quinta parte del territorio del país.

Desafortunadamente el llamado Pacto por México señala en apenas tres párrafos sus planteamientos a favor de los indígenas de manera muy general. En los compromisos 36 al 38 no hace ninguna mención sobre los acuerdos de San Andrés, no se presenta ninguna acción específica que presente cambios de fondo o programas en este sentido. Las manifestaciones de los días pasados son el llamado de una nueva generación de zapatistas que de manera pacífica hacen la justa demanda a que se pague la deuda con la población indígena del país .

Por lo tanto, alegó la senadora no se puede seguir postergando la respuesta, es urgente y justo que se enfoquen con seriedad los esfuerzos necesarios para desarrollar acciones de promoción, difusión y defensa de los derechos y libertades fundamentales de los pueblos y comunidades indígenas del país .