La crisis económica mundial, catalizador de los conflictos políticos en Medio Oriente es para Alfredo Jalife-Rahme, analista de geopolítica, una advertencia para los países latinoamericanos al demostrar que el sistema neoliberal no da puerta al desarrollo de los jóvenes.

En el caso particular mexicano, el aumento de los precios del petróleo, así como el de los alimentos, incrementa el descontento social, lo que podría en el futuro dar signo de una revuelta civil.

Luego del conflicto financiero en el 2008 comienza el alza de precios del petróleo y de alimentos, que, combinado con los efectos del cambio climático sobre la agricultura, crean una crisis multidimensional en la que sobresale que el modelo neoliberal no es capaz de dar empleo a los jóvenes. Ello representa la quiebra de la civilización occidental, pues sin trabajo a los jóvenes se pone en incierto su gobernabilidad , expresó el especialista.

La revolución en Medio Oriente se generó a raíz de una mezcla entre la falta de oportunidades y la parálisis democrática que caracteriza a la mayoría de estos países, explicó Jalife-Rahme.

América Latina comparte varias de las características que desataron revueltas en ese hemisferio: el impacto de la crisis global, hambre y regímenes casi totalitarios, pues si bien no hay monarcas, sí partidos políticos que permanecen mucho tiempo en el poder.

En México estamos ante un travestismo de partidos y dictadura neoliberal desde 1982. Si bien llevamos un paso adelante respecto de los países de Medio Oriente, las oportunidades para los jóvenes son inciertas y escasas .

[email protected]