El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que no hubo condonación de impuestos o perdón fiscal a una empresa de Juan Manuel Muñoz Luévano alias el “Mono Muñoz”, acusado en Estados Unidos de ser operador financiero del cártel de Los Zetas. Dijo que por ese motivo no pedirá la renuncia de la jefa del Servicio de Administración Tributaria (SAT), Margarita Ríos-Farjat, y Héctor Vázquez Luna, administrador general de Recaudación del SAT. Indicó que en caso de haber sido cierta la información, también hubiera puesto a disposición de las autoridades a dichos funcionarios.

Aunque en reiteradas ocasiones ha dicho que el Presidente tiene información directa de todo lo que sucede en el país, López Obrador dijo que no se le informó de que se desarrollaría el operativo de captura de Ovidio Guzmán, sino hasta que acontecieron los sucesos de presión del cártel de Sinaloa en Culiacán, el pasado jueves. Indicó que en ese momento el gabinete de seguridad le presentó un plan para suspender el operativo de captura para evitar la muerte de ciudadanos, y él avaló dicho plan. Aseguró que en caso de haber optado por el enfrentamiento, se le hubiera pedido la renuncia y hubiera salido del gobierno “moralmente derrotado”.

El presidente López Obrador se dijo dispuesto a que si cometió alguna infracción constitucional o legal, sea enjuiciado. Afirmó que se siente muy bien con su consciencia, y mantener firme su autoridad moral. El Presidente aseguró que no cambiará la estrategia de seguridad de su gobierno, y no apostará por la guerra. Hizo un llamado a quienes “están en malos pasos”, que corrijan su camino. Dijo que poco a poco se irán aislando a los delincuentes, “aplicando la ley sin impunidad, que los delincuentes de cuello blanco no dominen en el gobierno. Y la delincuencia organizada lo mismo, que se les aísle, que no tengan posibilidad de enganchar a jóvenes”. Aseveró que su propósito es reducir los niveles de delitos que afectan a los ciudadanos como el robo a transeúnte, a casa habitación, de automóvil. Argumentó que antes la expectativa era ver a qué delincuente famoso se detenía, pero eso ya no será la prioridad.

Acerca de las iniciativas que se analizan en el Senado para reformar al Poder Judicial, el presidente López Obrador dijo que no está de acuerdo con ello, porque considera que la renovación para evitar la corrupción tiene que ser promovida por los propios integrantes del Poder Judicial. Indicó qué tal es el nivel de corrupción en ese sector, que la mayoría de los presos federales cuentan con amparo para evitar su traslado a otros penales.

Dio a conocer que el 20 de noviembre se realizará un desfile de ferrocarriles y caballos, así como una escenificación para conmemorar la Revolución Mexicana. Mencionó que el evento se llevará a cabo en el Zócalo de la Ciudad de México, y no se decretará Día Festivo. Indicó que pedirá a la Secretaría de la Defensa Nacional que organice el acto. Destacó que no quiere dar molestias ni que sus “adversarios” se molesten por el cierre de vialidades.