El sistema de partidos políticos es uno de los puntales de la democracia. Si los eliminas, ésta se cae de la mesa, por eso nadie puede pedir su desaparición; sin embargo, si la vida de las candidaturas independientes es exitosa, los partidos políticos se verán obligados a revisarse y hacer un ejercicio de reingeniería de sus procesos, aseveró el aspirante a candidato independiente, Pablo Salazar Mendiguchía.

El también exgobernador de Chiapas fue el único de los dos aspirantes a candidatos independientes al Senado de esa entidad que logró cumplir con el número firmas necesarias para estar en la boleta. Debía recabar 68,336 y juntó 81,459, es decir, 32% más y de los 13 distritos en los que está dividido el estado superó la dispersión en 12.

En entrevista dijo que la descomposición de los partidos que se ve en Chiapas ocurre también en el resto del país.

Expuso que la participación de los candidatos en frentes o coaliciones partidistas se ha vuelto muy finalista en el sentido de lo que les importa es el fin, no los medios para lograr un objetivo, en este caso ganar los puestos de elección popular. “Lo que importa es quién da votos, y eso genera una confusión de identidades o pérdida de identidad, pero eso no es privativo de Chiapas, ni de México. Ocurre en todo el mundo”.

Dijo que si bien la construcción de acuerdos con los senadores postulados por los partidos será muy complicada para quienes lleguen a una curul por la vía independiente, existe la experiencia de personajes como el diputado local independiente en el Congreso de Jalisco, Pedro Kumamoto que construyó acuerdos legislativos con autoridad moral.

Imposible, saber cuántas firmas se convertirán en votos

Por otra parte, mencionó que la existencia de las candidaturas independientes son un gran logro de la reforma, no sólo por la opción que representan para que los ciudadanos elijan a sus representantes populares, sino porque constituyen también una opción de ser votado sin necesidad de estar postulado por un partido político.

El aspirante a candidato expuso que, para ser la primera ocasión que se realiza este ejercicio para elegir senadores y presidente de la República, la aplicación diseñada por el INE para registrar las firmas de apoyo cumple con las expectativas, aunque sí tiene algunas fallas que son corregibles.

Si bien ocurrieron inconsistencias el ejercicio de conseguir las firmas y en la aplicación, es posible decir que el INE pasó la prueba en cuanto su preparación para esta etapa del proceso.

Comentó que nada tiene que ver el INE con los intentos de obtener el registro de manera deshonesta, como aparentemente se ha querido hacer en algunas entidades por algunos aspirantes a candidatos sin partido. Destacó que eso no quiere decir que quienes salieron a buscar las firmas están exentos de errores.

El también ex legislador federal mencionó que en su caso tuvo que delegar la responsabilidad de reunir las firmas en más de 1,000 personas, lo cual implica que la recolección se ciudadanizó y, en ese sentido, quedó fuera de control la forma en que actuaron, y pueden presentarse casos en que se haya incurrido en algunos errores.

Sin embargo, se mostró confiado en que, cuando la autoridad electoral haga los ejercicios de validación pertinentes, logre la acreditación respectiva y, por tanto, pueda estar en condiciones de hacer campaña electoral.

Dijo que el periodo de recolección de firmas le sirvió para recorrer el estado y visitar más de 200 comunidades para escucharlas.

Salazar Mendiguchía aseguró que ya cumplió con la entrega de los reportes de ingresos y gastos de campaña con el fin de sortear el requisito. De acuerdo con los registros del aspirante a candidato gastó 600,000 pesos para la recolección de las firmas.

El aspirante mencionó que, frente al reto de convertir las firmas obtenidas en votos, no se sabe cuál vaya a ser el comportamiento de los chiapanecos; sin embargo, destacó que lo que sí está claro es que entre los aspirantes sin partido y los postulados por un partido, la competencia sigue siendo muy adversa para los independientes.

Pablo Abner Salazar Mendiguchía

•  Nació el 9 de agosto de 1954 en Soyaló, Chiapas.

•  Es licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Puebla.

 

Se ha desempeñado como:

•  Gobernador de Chiapas.

•  Senador de la República

•  Secretario general del Gobierno de Chiapas.

abr