Luego del ataque con granadas en la comunidad de Polixtepec, Guerrero, habitantes denunciaron la desaparición de dos personas, quienes habrían sido secuestrados por los mismos sujetos que irrumpieron el domingo e incendiaron dos casas en dicha comunidad del municipio de Leonardo Bravo.

Según los habitantes, los pistoleros que el domingo orquestaron el ataque en Polixtepec se llevaron levantados al señor Héctor Barragán, así como al joven Norberto Nava Barragán, de 27 años, de quienes se desconoce su paradero.

La Fiscalía General del Estado de Guerrero (FGE) informó que investiga el homicidio de los cuatro integrantes de una familia en Polixtepec. En un comunicado, informó que se inició la averiguación previa BRA/CHI/016/2015.

Las personas asesinadas son Cristina Vega Barragán y sus hijos Gloria de 23 años, Adán, de 18, e Isaél, de 16 años de edad, cuyos cuerpos quedaron en el interior de una vivienda que, además, fue quemada por hombres armados que llegaron e irrumpieron en el lugar de los hechos.

Los pistoleros arrojaron cuando menos dos granadas y dispararon cientos de balazos de armas AK-47 y AR-15, así como de las calibre 50, según los casquillos percutidos que fueron encontrados por peritos de la Fiscalía General del Estado, que acudieron hasta el lunes por la tarde a hacer las diligencias.

Apenas el 5 de noviembre pasado, el comisario de la comunidad de Polixtepec, Joaquín Romero Ríos, y su secretario Víctor González Luna, recorrían un camino de terracería de Puentecillas a Polixtepec a bordo de la camioneta oficial cuando fueron emboscados y asesinados por un comando.

Polixtepec se ubica a hora y media de Chilpancingo, en un camino entre la capital de Guerrero y el municipio de Iguala, y es considerado un bastión del narcotráfico que se dedica al cultivo de la mariguana.

[email protected]