Manuel Clouthier Carrillo recuerda el primer acto de la campaña de su padre. Era 1986, en Culiacán. Estaban los 10 hijos de Maquío y su esposa: Éramos más la familia que la gente y no creas que mi padre se sintió intimidado. Lo vimos con el mismo entusiasmo desde el primer día hasta el último y al cierre de campaña en Sinaloa fueron más de 35,000 gentes .

Ayer anunció su intención de competir por la Presidencia. Recibe a El Economista en su casa de campaña: un departamento frente al Parque México. Están ocho personas, además de su esposa y su hija.

Si vence las trabas legales para ser candidato independiente, Clouthier será el quinto aspirante en estas elecciones. Surge cuando la precampaña concluyó y faltan 23 días para que arranquen las campañas.

Su equipo está integrado por jóvenes entre 30 y 35 años que lo conocieron en la iniciativa ciudadana Reforma política ¡ya! Entre ellos, Gonzalo Ibarra, Luis Manuel Pérez de Hacha y el expanista Arne aus den Ruthen Haag, exdelegado en Miguel Hidalgo.

La noticia sacudió al Instituto Federal Electoral, encaminado en su calendario electoral, y al PAN, del que se separó por diferencias con la dirigencia nacional.

El hijo de Maquío, candidato del PAN en 1988, ha dado sorpresa tras sorpresa desde su salida de ese partido político y su triunfo en tribunales electorales contra la decisión blanquiazul de negarle el registro como candidato a Senador.

El parecido con su padre no es sólo físico, habla con la misma vehemencia. Aclara que no es copia de nadie y que los pantalones de Maquío le quedan muy grandes , pero tiene los mismos ideales y por eso tomó la decisión desde mediados de enero.

Mi padre lo decía muy claro. En el 86 explica por qué decidió buscar la gubernatura: viendo en perspectiva debo de confesar que nuestro proyecto, como tantos otros, se hizo con la cabeza, pero también con el corazón; estoy convencido de que para emprender este tipo de acciones jamás debes ser 100% racional, porque si David lo hubiera pensado mucho, no se hubiera enfrentado a Goliat .

•¿Quién es Goliat, el PAN?

No, no estamos luchando contra un partido. Estoy enmarcando este proyecto en cuatro puntos: primero, mucho tiempo creí en la frase de mi padre de voy a abrir un boquete al sistema y eso era en la lógica de abrirle un boquete al viejo régimen, pero hoy el nuevo sistema es la partidocracia, pasamos del monopolio de partido al oligopolio de partidos. Hoy es necesario abrirle un nuevo boquete al nuevo sistema… y podemos hacerlo a través de candidaturas ciudadanas.

El segundo punto es generar un movimiento que sume a todos los ciudadanos que estén hasta el gorro de los partidos, que lo que puede provocar su decepción de los partidos es abstencionismo… necesitamos empoderar al ciudadano.

El tercero tiene que ver con marcar agenda para el futuro. Los candidatos nos hablan del pasado, unos para presumirnos logros y otros para señalar los errores del de enfrente. Nosotros venimos a plantear que este país necesita que se hable del futuro… creemos que podemos incidir en la agenda a futuro del país.

Cuarto. Creo que no podemos tener un México de primer mundo con ciudadanos de tercer mundo. Tenemos que cambiar el paradigma del mexicano… Es necesario que el mexicano crea en sí mismo.

Pienso que ninguno está fuera de orden y vemos factible que si somos capaces de convencer a más de la mitad de los mexicanos que está hasta el gorro, sacamos más de dos dígitos hasta a Peña Nieto.

•¿Hay espacio para un Maquío reloaded?

Hay un candidato que piensa que tiene el apoyo del Presidente; uno que piensa que cuenta con el apoyo de los gobernadores. Yo pretendo conseguir el apoyo de los ciudadanos. A eso le vamos a apostar.

•Antes tienen que pasar varios pasos legales…

Vamos poniéndole a la apuesta… vamos a tener la candidatura… Lo mismo dijeron cuando me negaron el registro en el PAN, es el mismo discurso. La partidocracia ya tiene su discurso y nada más le pican el play.

Ya traen su discurso para hacernos creer que no se puede. Los partidos le tienen pánico a los ciudadanos y con ellos vamos a apostar.

Mientras tres candidatos se presentan como el salvador, nosotros decimos mientes, tú no eres el salvador . El salvador va a venir para quienes somos creyentes, pero ellos no son, nadie va a salvar a los mexicanos, nadie va a hacer por los mexicanos lo que nosotros no estemos dispuestos a hacer. La política es demasiado importante para dejarla en manos de los políticos.

•Para que la campaña tome fuerza se requiere, además de una propuesta política viable, una maquinaria ciudadanía, pero también dinero…

Eso nos han tratado de vender los políticos profesionales. Yo fui testigo de la campaña de Maquío. Se boteaba en cada mitin y de ahí se sacaban recursos.

Los que querían presentar a Maquío como el candidato de los empresarios, tampoco era cierto, porque los empresario se van para donde calientan gordas; pero si nos ven posibilidades, nos van a dar, definitivamente.

Pero nosotros estamos haciendo un llamado a los ciudadanos libres a que se comprometan, teniendo claro que existen tres formas de comprometerse: le pones dinero, le pones tiempo o le pones tiempo y dinero .