Aunque está en proceso la reforma del Programa Nacional Carrera Magisterial, la asociación civil Mexicanos Primero detectó inconsistencias en los datos que tiene la autoridad sobre la cantidad de docentes que se encuentran inscritos en dicho programa.

De acuerdo con la revisión hecha por la asociación civil en Chiapas, Oaxaca y Guerrero, hasta seis -de cada 10- profesores de educación básica están inscritos en el Programa.

La falla consiste en que en el Distrito Federal y Morelos -según los datos entregados por las autoridades educativas a Mexicanos Primero- 108.7 y 106.8%, respectivamente, de los docentes está en el programa; a decir del director general, de la asociación, David Calderón, esta cifra es irreal.

Con base en las cifras otorgadas por la autoridad educativa a la asociación civil, en Oaxaca se tienen 46,911 profesores de educación básica, de los cuales 26,054 están inscritos en Carrera Magisterial, es decir, 55.5 por ciento. En la proporción de seis de cada 10 docentes, se encuentran Chiapas, Guerrero y Michoacán.

Los datos que llaman la atención a la organización civil Mexicanos Primero es que en Morelos se tienen 12,666 profesores de educación básica, pero hay 13,521 inscritos en Carrera Magisterial, es decir, una diferencia de 855.

En el mismo caso se encuentra la ciudad de México, pues según las cifras oficiales, en la capital hay 61,843 docentes, pero están inscritos en Carrera Magisterial 67,223.

LOS ESTÍMULOS

De acuerdo con el director de la asociación, David Calderón, la autoridad debe contar con un padrón exacto del número de profesores adscritos en cada estado y de los que están inscritos en el Programa.

Según la asociación, la reforma del Programa Nacional de Carrera Magisterial representa un avance hacia un modelo de estímulos a los docentes basado sistemáticamente en los resultados del aprovechamiento que obtenga el maestro con su grupo de alumnos.

El factor de aprovechamiento de los alumnos, el peso central en la ponderación del puntaje (50%), así como establecer la movilidad en los niveles son decisiones que renuevan positivamente la finalidad de reconocer el mérito de cada maestro y dignificarlo como profesional de la educación.

Aunque para ello es necesario primero construir el padrón nacional de maestros confiable, que permita identificar las necesidades de los maestros y directivos y reconocer en plenitud sus logros, recomendó.

Además establecer ajustes necesarios a la Ley General de Educación para darle certeza jurídica a la educación de calidad, la evaluación docente y el concurso de plazas de docentes, directores y supervisores.

[email protected]