En sólo cuatro semanas, las infecciones respiratorias agudas (IRA) han registrado un crecimiento que supera 60%, al grado de que la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud las ha colocado en el nivel más alto de alerta (zona de epidemia), de tres que tiene catalogados.

De acuerdo con los datos exhibidos en los reportes semanales elaborados por la Dirección General de Epidemiología hasta la primera semana de enero, el número de casos de las IRA decreció respecto de las últimas semanas del 2013.

Sin embargo, a partir de la segunda semana del 2014 el panorama se modificó, al grado de que hasta el 6 de febrero, el número de casos aumentó 65.3% y las infecciones se colocaron en color rojo del semáforo de alerta.

Incluso, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) destacó, en un informe, que hasta el 30 de enero las tasas de infección respiratoria aguda y neumonías estuvieron por encima de los niveles esperados para esta época del año.

Con base en el reporte de epidemiología, la primera semana de enero las entidades más afectadas por IRA fueron Aguascalientes (66.1% de aumento); Guerrero (54.9%) y Tabasco (51 por ciento). Se indica que a pesar de tener zonas afectadas, el número de casos presentó un decremento de 25.5% con relación a la semana 50 (del 2013).

Para la segunda semana, los estados más afectados fueron Tabasco (98%); Nuevo León (59.1%) e Hidalgo (51.2 por ciento). En este periodo aumentó 11% con relación a la semana 51. A partir de la tercera semana, advierte el reporte, el incremento de las infecciones respiratorias agudas aumentó 64.1%, respecto de la última semana de diciembre del 2013. Incluso se ubicaron en nivel de epidemia.

En la cuarta semana del 2014, la cantidad de casos se mantuvo en ascenso a 65.3%; más que en la semana uno.

jose.reyes@eleconomista.mx