Xonacatlán, México.-Un contingente de más de 500 habitantes de la comunidad de San Miguel Mimiapan mantienen cerrada, en sus dos sentidos, la carretera Toluca-Naucalpan, en protesta por la operación de un tiradero de residuos sólidos que abriera el gobierno estatal.

Los inconformes decidieron tomar medidas más drásticas para hacerse escuchar, en virtud de que sus solicitudes para el cierre del socavón no han sido atendidas por las autoridades de la administración estatal, misma que insiste en que el sitio cuenta con los permisos para su operación.

Ante el descontento de los pobladores, elementos del Cuerpo de Reacción Inmediata de la Agencia de Seguridad Estatal (ASE) resguardan el palacio municipal de Xonacatlán, por temor a que en cualquier momento sean tomadas esas instalaciones como parte de la protesta.

El ambiente es de tensión en este municipio, debido primordialmente al rechazo de las autoridades gubernamentales que están decididas a no cerrar el basurero, mismo que, según los ciudadanos, está provocando contaminación del suelo, aire, e inclusive en los mantos acuíferos de la región.

El nutrido grupo de manifestantes asegura que se han generado enfermedades de la piel y respiratorias en la población, sobre todo en infantes, por lo que están decididos a exigir el cierre del socavón.

En la carretera se presenta un congestionamiento de vehículos de varios kilómetros en ambos sentidos, lo que genera malestar entre los conductores, sin embargo los manifestantes se están negando a liberar la vía porque consideran que no han sido escuchadas sus demandas por las autoridades, incluyendo al gobierno municipal.

BVC