Me van a venir a rescatar, va haber un regadero de sangre, mejor déjenme ir, déjenme llegar a Chemoris , demandó Joaquín el Chapo Guzmán a los dos elementos de la Policía Federal que lo detuvieron el 8 de enero en un auto Focus color rojo que acaba de robar junto con su jefe de seguridad, Orso Iván Gastélum, el Cholo, con quien ya había huido por el alcantarillado de la ciudad de Los Mochis, Sinaloa.

¿Saben ustedes quién soy? , dijo amenazante Guzmán a los policías. Sí, sí sabemos quién es usted, está usted detenido, y guarde silencio , respondieron.

Al no obtener respuesta a sus amenazas, el Chapo cambió de estrategia, y ofreció a los dos oficiales que lo dejaran ir, y a cambio les arreglaría la vida para siempre. Les ofreció una empresa para cada uno y nadie va a saber nada .

Así relató el comisionado nacional de seguridad, Renato Sales Heredia, el diálogo que tuvieron los elementos de la Policía Federal con el Chapo y su jefe de seguridad, Orso Iván Gastélum, cuando trataban de huir rumbo a la sierra sinaloense.

Los policías, por supuesto, no aceptan. Saben que pueden, efectivamente, venir a rescatarlos y se resguardan, en el Hotel Doux. Se resguardan para pedir apoyo. Nos avisan para pedir apoyo, por su puesto, a la Marina Armada de México, al Ejército, a la propia Policía Federal, llegan elementos de la Policía Federal, llegan elementos de la Armada y se procede a la detención formal , explicó.

Renato Sales Heredia explicó que luego de su comportamiento, felicitó a los dos elementos de la Policía Federal. Les dijimos que son un ejemplo para la Policía Federal, un ejemplo para todas las policías de México y los vamos a condecorar, y los vamos a proteger , aseguró.

El comisionado precisó que Joaquín Guzmán Loera se encuentra en área de Tratamientos Especiales del penal del Altiplano, en una celda sola en un pasillo; que tiene vigilancia permanente; que no le permitirá tener visitas de hasta 20 abogados por día. Dijo que hay turnos de monitoreo cada cuatro horas, a través de 400 cámaras de vigilancia.

No vamos a tener ningún privilegio de ninguna especie. Vamos a respetar plenamente sus derechos humanos, pero no vamos a tener ninguna excepción , dijo Sales Heredia. Detalló que el Chapo no cuenta con brazalete de seguridad, al no ser necesario en este momento, y que cuenta con vigías de vista afuera de su celda las 24 horas del día.

Reconoció que antes de su segunda fuga en julio del 2015, Guzmán Loera no estaba rapado de la cabeza como ordena el reglamento, y ahora sí su cabello será cortado cada semana.

[email protected]