La orden de aprehensión que obtuvo la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales contra el exgobernador Javier Duarte por obstruir las labores públicas del Organismo Público Local Electoral (OPLE) es un mensaje valioso aunque hoy aún el estado de Veracruz le debe al instituto 123 millones de pesos del ejercicio fiscal del año pasado, aseguró el consejero del OPLE, Juan Manuel Vázquez Barajas.

Este adeudo dañó en forma directa la organización del proceso electoral del año pasado, ese dinero, gran parte, se debe a diversos proveedores , explicó.

En total, la deuda del estado con el OPLE asciende a 160 millones de pesos; sin embargo, explicó Vázquez Barajas, se realizó un pago de 37 millones de pesos, monto que se utilizó para pagar adeudos con proveedores y personal utilizado como parte del proceso electoral en el 2016.

Los compromisos adquiridos con proveedores ascienden a casi 75% de lo adeudado por el estado, es decir, un estimado de 120 millones de pesos.

Con respecto a los 40 millones sobrantes, añadió el consejero, las reglas fiscales son muy claras, uno tiene que hacer la devolución a la propia Secretaría (de Finanzas) o a la Tesorería del estado .

En referencia a los adeudos con el OPLE por parte de la anterior administración estatal, el funcionario electoral manifestó que el 2016 fue el año más difícil por el adeudo tan grande que se mantuvo en el contexto de las organización de los comicios para gobernador.

En el 2015, la retención de recursos ascendió a aproximadamente 16 millones de pesos; y en el 2014, al menos 20 millones más. Estos adeudos fueron cancelados después de una resolución, el año pasado, del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), el cual argumentó que los recursos de esos años fiscales ya no eran pagaderos por el tiempo que había pasado.

El problema del 2016, precisó el consejero, no sólo fue la retención de las aportaciones al OPLE, sino el retraso en el pago del dinero que sí se pagaba.

Encarecen procesos

El presupuesto del OPLE creció durante el periodo de gobierno de Javier Duarte de Ochoa en 573%, al pasar en el 2011 de 149 millones 900,000 pesos, a un presupuesto, este 2017 de 1,009 millones.

Durante este periodo, en Veracruz se organizaron dos elecciones: una para renovar al Congreso local y alcaldes en el 2013 y la elección de gobernador del año pasado.

Este aumento, dijo Vázquez Barajas, se debe al financiamiento a los partidos, ya que las prerrogativas erogadas a éstos rondaban los 100 millones de pesos en el 2014 , mientras que un año después, en el 2015, ya estaban cercanos a los 300 millones , y para el 2016 se otorgaron a los partidos 405 millones de pesos.

Este crecimiento exponencial, sostuvo, se dio no sólo en Veracruz, sino en muchos estados, debido a la estandarización de la fórmula para las prerrogativas de los partidos que tiene el Instituto Nacional Electoral (INE) y que se previó en la reforma electoral del 2014.

La reforma aumenta el costo de financiamiento a partidos y aumenta el costo de hacer las elecciones; hacerlas como se hace a nivel federal , expuso.

Las ventajas que trae consigo este nuevo modelo de organización de las elecciones en los estados, opinó el consejero, está en la confianza de los comicios, ya que de acuerdo a los procedimientos del INE y su forma de organizar las elecciones se prevé el resguardo por personal de seguridad, en muchas veces, por parte de la milicia, de las bodegas en las que se almacenan las urnas.

Hay una diferencia interesante en el 2013, se anularon algunas elecciones por la intervención en alguna bodega, por apertura de paquetes... para el 2016 éste ya no fue un tema y se logró llevar un proceso mucho mejor. Sí da mejores resultados y certeza para todos los actores... El efecto colateral es el costo , explicó.