La Cámara de Diputados aprobó con 333 votos a favor reformas a la Ley Federal del Trabajo (LFT) para prohibir el "pacto de caballeros" en el mundo deportivo. Es decir, el acuerdo informal entre dueños, presidentes o directores deportivos para no contratar a un deportista. 

"En esencia el famoso ‘pacto de caballeros’ es una forma de boletinar o de poner el índice a un trabajador por lo que la acción de legislador recobra relevancia para ajustar la ley a la realidad, en un marco de justicia entre los factores de la producción", argumentó el diputado Manuel Baldenebro (PES), autor de la iniciativa.

Durante la discusión, la reforma fue calificada por la diputada María Rosete (PES) como un parteaguas en la protección de los derechos laborales de los deportistas nacionales

"Representa un abuso que lesiona la dignidad de nuestros deportistas profesionales y que ha estado ocurriendo en nuestro país durante muchos años sin que se haya puesto freno a dicha práctica atentatoria de los derechos fundamentales de nuestros deportistas", dijo María Rosete en su intervención a favor del dictamen.

El pasado abril la Liga MX y la Asociación Mexicana de Futbolistas anunciaron el fin del "pacto de caballeros". Sin embargo, Manuel Baldenebro consideró necesario reglamentarlo en la Ley Federal del Trabajo para acabar con esta práctica que se presenta no sólo en el mundo del fútbol, sino en todos los deportes.

"Queda prohibido a los patrones que, sin motivo alguno, pactar con otros patrones para que no contraten deportistas profesionales", dice la reforma aprobada.

Además, la iniciativa impone otro candado para garantizar el fin del "pacto de caballeros": ninguna disposición interna de los patrones podrá limitar, condicionar o anular los derechos que la legislación laboral nacional e internacional otorgan a estos deportistas, en su calidad de persona, como la privación del derecho al trabajo decente, una disposición más que se agregará a la LFT.

De acuerdo con Manuel Baldenebro, el "pacto de caballeros" es una práctica que sólo tiene como objetivo proteger los intereses de los directivos y no perder la inversión que pudieron hacer en algunos futbolistas.

El "pacto de caballeros" también era el acuerdo informal entre jugadores y club deportivo para prohibir a los futbolistas negociar con otro equipo, si la institución no estaba de acuerdo, pese a que el contrato actual estuviera por concluir. Esta práctica comenzó a realizarse en nuestro país en 2002. Sin embargo, después del anuncio realizado entre la Liga MX y la Asociación Mexicana de Futbolistas se aprobó el nuevo Reglamento de Transferencias y Contrataciones que, entre otros puntos, puso fin a esta medida al permitirle a los jugadores negociar con otros equipos seis meses antes de la vigencia de su contrato actual.

En noviembre de 2018 la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) inició una investigación por la posible realización de prácticas monopólicas absolutas en el mercado del fichaje de jugadores profesionales de futbol en el territorio nacional, como el “pacto de caballeros".

La Cofece consideró que este acuerdo informal representaba un conjunto de conductas anticompetitivas que impedían la movilidad de los empleados (futbolistas) en el mercado laboral.