El presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, lamentó los hechos violentos ocurrido en el penal de Topo Chico, Nuevo León, en el que murieron tres internos y más de una decena resultaron heridos.

Lamentable, condenable nuevamente, hechos que hemos advertido desde hace tiempo. Conocieron los incidentes lamentables de varias muertes en el pasado, se nos vuelve a presentar este problema , dijo.

Hago un exhorto, añadió, a las autoridades de los centros penitenciarios y a los gobiernos de los estados para que revisen con responsabilidad nuestros pronunciamientos.

Apenas el pasado 10 de febrero, en este mismo centro penitenciario ocurrió un motín entre facciones del Cártel del Golfo y el cártel de los Zetas dejó un saldo de 49 presos fallecidos y una decena de heridos.

El ombudsman recordó que anualmente realizan el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria en el que señalan con objetividad la circunstancias de las prisiones con sus debilidades y fortalezas.

Luis Raúl González Pérez manifestó que personal de la CNDH se trasladó al lugar de los hechos, además de que está en coordinación con su similar en el estado de Nuevo León.