Arropada por cuarto día consecutivo por el candidato presidencial, Enrique Peña Nieto, la candidata del PRI al Gobierno del DF, Beatriz Paredes, manifestó que la verdadera izquierda debe recuperar el gobierno de la ciudad de México.

Durante la firma de la Alianza por un proyecto de país, celebrada entre el candidato priísta a la Presidencia y el Movimiento Izquierda Independiente, encabezado por René Arce, Paredes Rangel manifestó, frente a varios experredistas, entre ellos, Víctor Hugo Círigo, Laura Piña, Horacio Martínez y Ruth Zavaleta que es tiempo de que la izquierda verdadera recupere el Distrito Federal .

René Arce levantó el brazo derecho del mexiquense y, con ello, sellaron el pacto. La Izquierda Alternativa cerró filas con Peña Nieto y le prometió su voto para las presidenciales.

La organización que ahora lidera el experredista René Arce Islas firmó con Peña Nieto un convenio de compromisos mutuos , para que se impulsen políticas públicas en diversas áreas, como seguridad, educación y competencia económica.

La también experredista Ruth­ Zavaleta se encargó de leer los compromisos asumidos y, sin titubeo alguno, manifestó su confianza de que el priísta será, en poco , el Presidente de México .

Arce Islas -exdelegado en Iztapalapa por el sol azteca- no se quedó atrás en los halagos para el político mexiquense, de quien -incluso- arrancó una sonrisa nerviosa -y quizás su sonrojo- al decir que cuando a la gente que lo promueva en la calle se le pregunte: por qué lo apoyan , si acaso es ¿por el copete? o ¿por qué está guapo? , deberán responder que el apoyo es sólo por su compromiso . Aplausos y chiflidos femeninos abonaron para que Peña esbozara aquella sonrisa nerviosa en medio del templete.

Pero Arce Islas -quien gobernó una de las delegaciones más pobladas de esta capital- fue por más. Le catalogó como un político que pertenece a una nueva generación , como un hombre joven que después de ser Presidente de la República podrá caminar por las calles del país y la gente le dirá: gracias por todo lo que hizo por este país , lo que desató los aplausos de las cientos de personas que estaban en el lugar, entre ellos el hermano de Arce, Víctor Hugo Círigo, también experredista, así como Jorge Carlos Díaz Cuervo, del extinto partido socialdemócrata.

En el camino dejamos dogmas, así como personajes que ahora son dictadores , dijo Arce sin miramientos ante una multitud que lo aclamó en más de una ocasión.

Se dijo en el acto que años atrás la unión de la izquierda con el PRI se hubiera tachado de absurda o utópica .

En esta ocasión, los de la izquierda mexicana no sólo se unieron al priísta, lo acogieron como uno de los suyos.

politica@eleconomista.com.mx