Como lo ha hecho desde hace 15 años, Alianza Cívica será un ojo observador durante los procesos electorales del 2010. Pero su experiencia les ha enseñado una cosa: no todos las elecciones son iguales, no en todos los estados los ciudadanos pueden expresarse libremente y no en todos los contextos hay condiciones similares de equidad. En otras palabras, como en otras ocasiones, en el 2010 hay focos rojos, que desde la perspectiva de Alianza Cívica, requieren de un mayor y mejor monitoreo.

¿De qué casos estamos hablando? De los estados de Oaxaca, Hidalgo, Puebla y Veracruz en donde, argumenta la organización, no existen las condiciones suficientes como para garantizar la equidad y limpieza de la competencia electoral".En estos estados hay muchas zonas marginales. Son lugares en donde sabemos de una utilización ilegal de recursos públicos, que necesitaremos comprobar a través de las denuncias ciudadanas , dijo a El Economista Patricia Colchero, coordinadora Nacional del Programa Juego Limpio, Voto Libre 2010.

Y aquí es en donde la importancia de cada uno de los ciudadanos de estas entidades cobra importancia. Para monitorear, denunciar y hacer valer la ley, se necesita de la participación de todos. Estamos creando una red de observadores que estén en campo, pero no nada más para reportar el día de la jornada, sino durante todo el proceso, para documentar las anomalías que se están dando , comenta Colchero.

Uno de los retos, la motivación ciudadana

Documentar las irregularidades no es fácil, y menos en un contexto en el cual, en la sociedad se experimenta un hartazgo y apatía general hacia la política. Alianza Cívica lo sabe, por eso nos la ha hecho más fácil. Para participar en Juego Limpio, Voto Libre 2010, lo único que tenemos que hacer es entrar a la página de Internet www.cuidemoselvoto.org en donde se recibirán comentarios, evidencias y denuncias para darles seguimiento.

La inducción del voto es todavía una práctica muy común. Esto sigue siendo una tendencia creciente , indica Colchero. Esto hace que la denuncia ciudadana sea fundamental, sobre todo a nivel de los estados, en donde el tema de la inequidad es mucho más importante que a nivel federal. Ahí, en los estados, comenta Colchero: Hay organismos electorales que no son autónomos, responden a los partidos y a los gobernadores, además de que se condicionan los beneficios de programas sociales constantemente. La falta de una prensa local libre es también un problema del que se ocupará el proyecto.

El reto es motivar a los ciudadanos para que se involucren en la defensa de sus derechos políticos –en la defensa de su derecho a tener elecciones limpias y libres– en coordinación con organizaciones civiles estatales. Para las elecciones oaxaqueñas, Alianza Cívica trabaja ya con el Espacio Civil de Organizaciones de Oaxaca; en Veracruz, con la Red Cívica Veracruzana; en Hidalgo, con la Red Unida de Organizaciones de la Sociedad Civil de Hidalgo, y en Puebla, con la organización Puebla Vigila. Nosotros, desde aquí, estaremos observando.

Para participar

Alianza Cívica ofrece varios canales a través de los que los ciudadanos pueden participar en el proyecto:

En todo el país:

Difundiendo información del proyecto por diversos medios a tu alcance (redes sociales, correos electrónicos, en tu escuela, con tus amigos, etcétera).

Aportando recursos para el proyecto.

En los estados con elecciones:

Registrándote como observador y asumiendo tareas del proyecto.

Vigilando para detectar acciones ilegales y reportando a través de www.cuidemoselvoto.org

Organizando un grupo de trabajo para realizar tareas en los campos del proyecto.

Enviando mensajes desde Twitter con el hashtag #cuidemoselvoto.

Enviando un correo a [email protected] en el cual proporciones a Alianza Cívica tus datos y en qué tipo de acciones quieres colaborar.

Focos rojos

Desde la perspectiva de Alianza Cívica y del conjunto de organizaciones involucradas en el proyecto Juego Limpio/Voto Libre 2010, las elecciones en Oaxaca, Hidalgo, Puebla y Veracruz merecen un mayor escrutinio público porque se desarrollan en el contexto de:

Organismos electorales poco confiables, con baja autonomía y sesgados hacia gobernantes.

Partidos políticos con recursos excesivos para campañas de tierra y acciones clientelares.

Gobernadores operando activamente con programas y recursos públicos.

Tendrán elecciones competitivas por coaliciones o candidaturas opositoras fuertes.

Se detectan medios de comunicación en su mayoría parciales.

Son estados con alta marginación, rezago social y pobreza.

[email protected]