La desaparición de 43 estudiantes en Iguala, Guerrero, ilustra cómo el crimen organizado ha penetrado y corrompido las distintas estructuras del poder público y los partidos políticos. El caso Ayotzinapa, como se ha llamado a los hechos del 26 de septiembre del 2014, revela un problema de impunidad que se mantiene y deja ver la ineficacia de las autoridades que procuran justicia para alcanzar la verdad, dijo Vidulfo Rosales Sierra, asesor de los padres de familia de los normalistas desaparecidos.

Hace 120 días México se vistió de luto tras la desaparición y presunta ejecución de 43 estudiantes normalistas ocurrida el pasado 26 de septiembre del 2014 en Iguala, Guerrero. Desde entonces, el eco de justicia se hace presente en las calles, no sólo del país, sino en diversas partes del mundo, con las manifestaciones que llevan implícito el nombre de los desaparecidos.

Ante tales hechos, Vidulfo Rosales Sierra, asesor de los padres de familia de los normalistas desaparecidos, nos da su perspectiva del caso Ayotzinapa.

¿Cuáles son las afectaciones políticas y sociales de que en cuatro meses no se consigan indicios del paradero de los normalistas?

El hecho que no hay indicios a cuatro meses nos habla de un problema de impunidad, de un índice de impunidad que todavía se mantiene. También nos habla de la ineficacia de las autoridades que procuran justicia para alcanzar la verdad. Nos habla también de la falta de voluntad para abrir las líneas de investigación que sean necesarias para esclarecer el presente caso. Es lo que está de por medio.

También hay una reticencia para poder abrir a la discusión temas que giran alrededor del caso Ayotzinapa, que giran alrededor de los desaparecidos, tiene que ver con la corrupción, que tiene que ver con la infiltración del crimen organizado en las estructuras de poder público, etcétera. Todas esas cosas que no se han puesto sobre la mesa para abrir una discusión. Esto es lo que a cuatro meses podemos evaluar.

La sociedad ha tomado una postura activa en este hecho. ¿A qué se le puede atribuir esta participación social?

Es justamente a esto. En torno al caso Ayotzinapa, entorno a los desaparecidos, alrededor del caso existen elementos que confluyen en el mismo, como son temas de: autoritarismo de la clase política, la corrupción de la clase política, la corrupción de los ayuntamientos municipales, la prepotencia con que estos se conducen, tiene que ver también con el tema de la educación pública, el abandono en el que se encuentra el campo, el abandono en la que se encuentra la ciudad normales rurales.

En fin, una diversidad de temas que confluyen alrededor del caso Ayotzinapa, por eso se ha convertido en un símbolo, por eso se ha convertido en un epicentro, alrededor del cual hay muchos actores sociales y muchos ciudadanos organizados que han concitado en movilización de un alto sector de la población porque alrededor del caso Ayotzinapa hay varios temas, problemáticas no resueltas, una de ellas es la corrupción de la clase política el envilecimiento de la clase política, de los partidos, la infiltración del crimen organizado en las estructuras del poder público, el abandono de la educación pública, el abandono de las normales rurales, el campo, la prepotencia de una clase política decadente, todas estas circunstancias hacen que muchos ciudadanos se vean reflejados hoy en día, muchas organizaciones sienten que el problema de Ayotzinapa viene a destapar todos estos grandes temas, todas estas inconsistencias y por eso, se han realizado las movilizaciones, por eso Ayotzinapa se ha convertido en el epicentro de la inconformidad social, en el epicentro de la lucha.

¿México está viviendo una crisis?

Sí. Desde mi perspectiva México está viviendo una crisis social, de las instituciones de los partidos políticos, que deberíamos hacer una reflexión para poder discutir su refundación, discutir su fortalecimiento.

¿Cómo califica la actuación del Gobierno federal?

Nosotros vemos que hay avances en la investigación. Todavía es una investigación que nosotros juzgamos insuficiente. La investigación todavía no logra tener el estatus de verdad, de certeza jurídica que se puede dar a los padres de familia, eso todavía no se tiene, creo que habría que trabajar en esa dirección pero me parece que hay esfuerzos importantes del gobierno federal, hay una cantidad importante de detenidos, sin embargo falta profundizar, falta consolidar.

¿Qué implicación tiene que se abran a la sociedad civil los cuarteles militares? ¿Se vulnera a una institución de la seguridad del país?

No. El hecho que se abran los cuarteles militares nos habla de una institución, de un instituto armado transparente, de un instituto armado que no tiene nada que esconder, abierto a la sociedad, y no se vulnera, al contrario yo creo que se fortalece más, estamos hablando de una institución que estaría abierta al escrutinio social, al escrutinio público, como todas las demás.

Imagínate, no estamos diciendo que ahí están los muchachos, lo único que los padres piden es que si ya se han abierto otros cuarteles, si ya se han abierto otros centros de detenciones de otras corporaciones este se puede abrir. En la medida de que se abra y se verifique que ahí no existe nada, estaremos rebasando esta etapa de dudas, de sospechas, que se ciernen sobre el instituto armado. No vemos que se vulnere, al contrario creemos que se fortalece.

Si pudiera tomar tres acciones para resolver esto lo más pronto posible, ¿cuáles serían?

Primero: Mantener abierta la investigación, fortalecerla, abrir líneas adicionales de la misma de tal forma que en estas líneas adicionales de investigación pueda ofrecerse verdad, puede ofrecerse certeza jurídica para los padres de familia.

Segundo: Abrir junto con la sociedad un gran debate junto con la sociedad civil un gran debate sobre las instituciones, de los partidos políticos, de las instituciones, de la corrupción, de la infiltración, de la seguridad pública, de cómo se revierte esta situación, todo este tema tendríamos que estar haciendo un debate vigoroso.

Tercero: Mantener el diálogo permanente con las instituciones, evitar en los posibles la polarización social, la confrontación, creo que eso evitaría ir distendiendo un poco, ir allanando el camino para un México más en paz, para un México más tranquilo.

¿El PRD se ha visto afectado por el vínculo de José Luis Abarca y el tema de los normalistas desaparecidos?

Sí, definitivamente y tendrá un impacto directo en las próximas elecciones que se avecinan, es algo que va a resentir y en temas electorales no va a salir beneficiado. El PRD debería de estar haciendo una reflexión de qué pasó y de cuáles fueron las circunstancias que permitieron el enquistamiento de estas personas en sus filas. Pero, al parecer, no lo hacen

¿Y para el PRI?

Mira en menor medida, pero el caso Iguala ilustra cómo el crimen se ha enquistado en las estructuras del poder público pero también en los partidos, porque si recuerdas también el PRI sale afectado dado que algunos alcaldes de ahí de la zona norte que son de extracción priísta pues también están involucrados y aquí no estamos hablando de solamente un partido sino de toda la clase política, de todas las instituciones infiltradas.

¿El caso se reflejará en las próximas elecciones?

Este caso sí va a impactar en las siguientes elecciones.

¿Cuál debe ser el papel de la CNDH?

El papel de la CNDH debe ser ponerse a lado de las víctimas, caminar al lado de las víctimas y no ser una institución que justifique los actos del poder público, que legitime las acciones del poder público. Por el contrario que se convierta en un mecanismo de control, un mecanismo fiscalizador, que monitoree las acciones del poder público.