La Comisión de Asuntos Migratorios de la Cámara de Diputados aprobó reformas para que el Instituto Nacional de Migración (INM) resuelva en un plazo no mayor a ocho días la situación de las personas que ingresaron a nuestro territorio sin autorización.

Se trata de una minuta del Senado de reforma al artículo 111 de la Ley de Migración, que plantea acotar el plazo al que debe sujetarse el procedimiento administrativo migratorio, en aras de establecer un periodo de alojamiento congruente con el texto constitucional y con diversos instrumentos internacionales vinculantes.

La reforma plantea que el INM instrumente las medidas cautelares y alternativas necesarias, a fin de que las personas extranjeras sujetas a un procedimiento administrativo migratorio no sean privados de su libertad.

Precisa que el alojamiento en las estaciones migratorias únicamente podrá exceder los ocho días hábiles cuando se haya interpuesto un juicio de amparo y exista una prohibición expresa de la autoridad competente para que el extranjero pueda ser trasladado o pueda abandonar el país. El alojamiento de los extranjeros en las estaciones migratorias no excedería 20 días hábiles. Con ello se busca evitar que se violen los derechos humanos de este sector.

En la argumentación del dictamen se establece que se ha convertido en una realidad cotidiana e inaceptable la violación grave y sistemática a los derechos humanos de los migrantes centroamericanos por parte del Estado mexicano, ya que priva de la libertad a personas extranjeras por el simple hecho de haber ingresado de manera irregular o no documentada a nuestro territorio, además de que en algunos casos son sometidas a circunstancias degradantes.

Por otra parte, los diputados de esta comisión acordaron acrecentar su trabajo para la presencia en foros, reuniones con el gobierno federal, grupos de amistad y legisladores de EU, para defender a migrantes mexicanos.